Plan de recorte de empleos

Sharp estudia vender fábricas de México y China para recortar 3.000 empleos

La tecnológica japonesa Sharp reducirá su plantilla en 3.000 trabajadores. Para el plan de recorte de costes la empresa estudia vender sus fábricas de montaje de televisores en México y China a la taiwanesa Hon Hai Precision Industries. Sharp anunció a primeros de mes el recorte de 5.000 empleos en todo el mundo de aquí a marzo.

El fabricante japonés de electrónica Sharp estudia vender sus fábricas de montaje de televisores en México y China a la taiwanesa Hon Hai Precision Industries, lo que le permitiría reducir su plantilla en 3.000 empleos, informó hoy la agencia Kyodo.

Sharp, que firmó recientemente una alianza con Hon Hai, busca reestructurar el deteriorado segmento de las pantallas LCD para televisores, aunque "por el momento" no ha tomado una decisión sobre las fábricas de México, donde cuenta con unos 1.500 empleados, y China, detalló a Efe un portavoz de la compañía.

"Estamos analizando muchas medidas pero aún no hay una decisión", aseguró el portavoz de la compañía de Osaka (centro de Japón).

Sharp anunció a primeros de mes el recorte de 5.000 empleos en todo el mundo de aquí a marzo de 2013, de los que cerca de 3.700 se realizarán mediante jubilaciones y jubilaciones anticipadas, así como la venta de oficinas para equilibrar su rendimiento.

De producirse la venta de las plantas de México y China, los 3.000 empleados de Sharp pasarían a trabajar para Hon Hai, lo que permitiría a la compañía nipona reducir hasta en un 15 por ciento su plantilla en todo el mundo.

"Estamos analizando con Hon Hai el mejor escenario posible para hacernos más fuertes y más competitivos", añadió el portavoz de Sharp, que aseguró que tras las medidas anunciadas ahora se encuentran en una nueva fase para mejorar el rendimiento de sus plantas de fabricación de piezas para pantallas LCD.

Las medidas de reestructuración se producen después de que el grupo registrara en 2011 una pérdida neta récord de 376.000 millones de yenes (3.835 millones de euros), mientras que para el actual ejercicio 2012, que concluye el 31 de marzo de 2013, se estima alcance los 250.000 millones de euros (2.550 millones de euros).

Además, según los medios locales, Sharp estudia vender sus divisiones de aire acondicionado y fotocopiadoras y aceptar inversiones en su negocio de pantallas de LCD para "smartphones" y tabletas