Ante las quejas del sindicato por la carga laboral

El BCE contratará 40 trabajadores en 2013 para hacer frente a la crisis de la deuda soberana

El Banco Central Europeo (BCE) ha autorizado la contratación de 40 empleados con los que hacer frente a sus nuevas competencias, después de que el sindicato de trabajadores Ipso se quejara el pasado mes de julio de la carga de trabajo que actualmente deben asumir los funcionarios de la institución, que sufren el síndrome del trabajador quemado.

Según informa el diario alemán Die Welt, el presidente del BCE, Mario Draghi, autorizó en julio la contratación de 40 nuevos trabajadores para 2013, si bien la decisión no se hizo pública.

De esta manera, Draghi cumplió con su compromiso con el sindicato Ipso, cuyo presidente, Marius Mager, le explicó por carta hace unas semanas de que los empleados del BCE "están quemados" por la carga de trabajo ante la crisis del euro, y le advirtió de que la situación podría empeorar si finalmente se confirma la asunción de competencias "sin precedentes" por parte de la entidad.

"El BCE no está adecuadamente dotado de personal para afrontar sus actuales responsabilidades, eso sin mencionar siquiera las futuras responsabilidades, aún más importantes, que se le puedan encargar", apuntó Mager, para quien la decisión de contratar a 40 personas más es sólo "una gota sobre una piedra caliente".