Lucy Koh preside el tribunal que juzga el caso en EE UU

La juez que tiene en sus manos el final de la guerra entre Apple y Samsung

Lucy Koh es la encargada de dirigir el llamado juicio del año. La juez estadounidense preside el tribunal que juzga el caso entre Apple y Samsung por copia de diseños y utilización de patentes y está siendo la encargada de poner orden y paz entre ambas compañías.

El abogado de Apple, Harold McElhinny pregunta al jefe de software de Apple, Scott Forstall, ante la juez Lucy Koh el pasado 4 de agosto
El abogado de Apple, Harold McElhinny pregunta al jefe de software de Apple, Scott Forstall, ante la juez Lucy Koh el pasado 4 de agosto

Elegida por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2010 para presidir la corte federal de San José en California, Lucy Koh se ha convertido en uno de los nombres del año en Estados Unidos desde que se conoció que el juicio empresarial del año se celebraría en su tribunal. De origen coreano, Koh está doctorada en derecho por Harvard y su nombre está ligado a Silicon Valley desde que entrara en 2010 a trabajar para una de las compañías tecnológicas de la zona.

Durante las últimas tres semanas los abogados de Apple y Samsung han ido presentado pruebas en el tribunal de San José que preside Koh para intentar demostrar si el fabricante surcoreano copió o no el diseño de varios dispositivos de Apple y si éste infringió alguna de las patentes de Samsung. Un juicio que está causando un gran revuelo por sus posibles consecuencias: en el caso de que ganara Apple, la compañía de Cupertino podría exigir que se prohibiera la comercialización de los productos de Samsung en Estados Unidos e incluso se podría impedir la venta del móvil Galaxy S III en todo el mundo.

La expectación que ha provocado el juicio ha convertido a Koh en todo un personaje mediático al que portales especializados como TechCrunch o All Things Digital definen como frustrado por el papel que están adoptando los abogados de ambas multinacionales. De ahí que tras la gran cantidad de pruebas presentadas por ambas compañías y la petición de subir a más testigos al estrado por parte de Apple provocó que el jueves la juez perdiera su compostura y llegara a preguntar al abogado de Apple si fumaba 'crack', a lo que el abogado respondió "su señoría, no fumo 'crack', se lo aseguro".

Tras tres semanas de presentación de documentos y testigos la semana que viene será el turno para el jurado, que arrancará sus deliberaciones. Pero la juez Koh ha solicitado de que antes del lunes los abogados de ambas compañías que intenten alcanzar un acuerdo que acelere la resolución del caso a lo que ellos han respondido comprometiéndose a una reunión telefónica antes de la semana que viene.

Por lo pronto, sigue en juego la compensación de 2.530 millones de dólares solicitada por Apple por daños y prejuicios y la indemnización a Samsung por utilización de sus patentes, cifrada en entre 290 y 399 millones de dólares y la pugna por el control del mercado de smartphones y tabletas, liderados por ambas compañías.