Los aterrizajes de emergencia fueron por imprevistos, dice

Ryanair niega los fallos de seguridad que señalan los pilotos

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, descarta que su flota de aviones tenga problemas de seguridad. Afirma que los tres aterrizajes de emergencia realizados en Valencia fueron situaciones "excepcionales".

Ryanair niega los fallos de seguridad que señalan los pilotos
Ryanair niega los fallos de seguridad que señalan los pilotos

El presidente de la aerolínea irlandesa Ryanair, Michael O'Leary, afirmó un una entrevista publicada el viernes por el Financial Times Deutschland que los tres aterrizajes de emergencia realizados en Valencia el pasado 26 de julio por escasez de combustible fueron situaciones "excepcionales". La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) española está investigando este caso el caso después de que se detectara que las aeronaves tenían niveles mínimos de queroseno.

"Cada uno de los tres aparatos tenía suficiente combustible a bordo, por encima de los 90 minutos que se precisan para un aterrizaje. Sin embargo, se vieron obligados a volar en círculo sobre Valencia durante alrededor de una hora, no es normal", apuntó el responsable de la compañía de bajo coste.

O'Leary asegura en la entrevista que la aerolínea cumplió con "los requisitos de seguridad del fabricante de los aviones Boeing y de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y que cada una de las aeronaves contaba con "suficiente combustible". "En el momento del aterrizaje de emergencia todavía había combustible para 30 minutos de vuelo en el tanque, como parte de nuestro sistema de seguridad", añadió. "Nuestra política de combustible está funcionando", defendió el responsable de Ryanair, quien destacó que los tres aparatos como el resto de los que vuelan a Madrid llevan "entre un 50% y un 60% de combustible adicional respecto al necesario para esta distancia".

Presiones a los comandantes para minimizar el coste de combustible

O'Leary responde en las páginas del mismo periódico a las acusaciones del sindicato alemán de pilotos Cockpit, que el pasado jueves le acusaba de "presionar al personal de vuelo para que ahorre en combustible". "Ryanair presiona a sus pilotos para que no reposten mucho", afirmó el portavoz de Cockpit, Jörg Handwerg, en declaraciones al rotativo alemán. Así, según establece Ryanair, si un piloto decide llevar más de la cantidad fijada por la empresa debe justificarlo. "Esto no es presión, es un proceso razonable", recalcó O'Leary. A las acusaciones alemanas, se han sumado otros sindicatos de pilotos, entre ellos, el español Sepla.

El sindicato animó la semana pasada a la agencia de seguridad aérea española AESA a investigar "hasta el fondo" lo ocurrido y a comprobar si realiza sus operaciones de forma segura. Sepla viene denunciando desde hace tiempo que algunas actuaciones de Ryanair pueden poner en peligro la seguridad aérea y la de los pasajeros, por lo que seguirá con interés la investigación abierta a la compañía, afirmaron.

Las denuncias que acumula Ryanair en España no se limitan a que sus aviones vuelen al límite de combustible, sino también a irregularidades en embarques y desembarques de los pasajeros, o a precariedad laboral.