El Ministerio de Industria ha tramitado hasta julio 1.800 peticiones que suman el 65% del presupuesto asignado

Las ayudas al vehículo eléctrico se agotarán totalmente este año

El pasado año quedó sin cubrir la práctica totalidad de los 70 millones que el Gobierno aprobó para ayudas a la compra del vehículo eléctrico. Sin embargo, este año se agotará el cupo de 10 millones, teniendo en cuenta que a julio ya se habían presentado 1.800 peticiones que suman el 65% del total del montante presupuestado.

Las ayudas al vehículo eléctrico se agotarán totalmente este año
Las ayudas al vehículo eléctrico se agotarán totalmente este año

El pasado año, la plataforma Sitve, dependiente del Ministerio de Industria y gestionada por Fitsa, tramitó 1.205 solicitudes de ayuda a la compra de un vehículo eléctrico (turismos, furgones y furgonetas, cuadriciclos, motos y autobuses y autocares) que costaron a las arcas públicas 3,61 millones de euros. Lo gastado quedó muy lejos de los 70 millones presupuestados. Para ajustarse a la realidad y contribuir a la reducción del déficit público, el Ministerio de Industria redujo la asignación de 2012 a diez millones de euros lo que permitirá la subvención de unos 2.500 vehículos, a una media de 4.000 euros por unidad.

Fuentes de Fitsa declaran a CincoDías que hasta la fecha se han presentado 1.800 peticiones de ayudas que suman unos 6,5 millones de euros, el 65% del total presupuestado. De ellas, 415 corresponden a turismos y furgonetas que han solicitado la subvención y ya han matriculado el vehículo y otras 120 que han solicitado la ayuda, pero no han matriculado todavía. Otras 700 corresponden a cuadriciclos y 300 más a motos eléctricas que han solicitado el dinero y matriculado el vehículo. Los 250 restantes son también cuadriciclos y motos aún sin matricular pero con la petición tramitada.

En Fitsa consideran que este año se agotará el dinero destinado a la compra de eléctricos a tenor de la evolución experimentada en la primera parte del año. Pero entienden que no se quedarán muchas solicitudes sin ayuda (se pueden solicitar hasta finales de noviembre) porque previsiblemente la subida del IVA reduzca el ritmo de crecimiento en las compras.

Hasta julio se han matriculado 516 turismos y furgonetas eléctricas, según los datos de Aniacam, coincidente con los datos que maneja Fitsa de solicitudes (415 ya matriculados más otros 120 solicitadas). Eso supone un crecimiento del 167% respecto al mismo periodo del pasado año gracias al incremento de la gama, casi inexistente el pasado año.

El plan establece una ayuda del 25% del precio del vehículo con un tope de 6.000 euros, aunque con incrementos del 10% o el 20% si se adquiere más de un coche. Por el alto precio de estos turismos y furgonetas, la totalidad de los modelos alcanzan los 6.000 euros de subvención, cifra que se reduce en el caso de los cuadriciclos y las motos. Dado que estos últimos concentran el mayor volumen de las ventas, la ayuda media ronda los 4.000 euros, según Fitsa.

Para evitar un desfase entre el dinero presupuestado y las solicitudes concedidas, el sistema gestionado por Fitsa permite que los concesionarios puedan conocer al momento el montante que resta de las ayudas presupuestadas, de tal forma que si se presentase una solicitud y ya no quedase dinero, el sistema lo deniegue automáticamente.

Cuadriciclos y motos, el grueso de la subvención

La gama de turismos y comerciales eléctricos ha eclosionado durante el presente año, lo que explica el crecimiento del 167% en las matriculaciones hasta julio sobre el mismo periodo de 2011. Sin embargo, la mayoría de los vehículos eléctricos que se venden en España, y por tanto con derecho a ayuda, son los cuadriciclos y las motos. La incursión del modelo Twizy de Renault, considerado como cuadriciclo, ha supuesto un importante tirón en este segmento. De hecho, de los 700 cuadriciclos que han solicitado la ayuda y han sido matriculados, el 80% corresponden a este modelo, según Fitsa. Es, con diferencia, el vehículo que más subvenciones ha obtenido del presupuesto destinado a impulsar el vehículo eléctrico.

La apuesta del fabricante francés por la movilidad eléctrica es clara. No solo domina el segmento de los cuadriciclos, sino también el de los comerciales y los turismos. En los primeros, el más vendido en lo que va de año es la furgoneta Kangoo, con 136 unidades. En turismo, la Fluence, otro modelo de la marca francesa, ocupa el ranking prácticamente a la par con el Leaf de Nissan, marca propiedad de Renault. Además, la gala sacará a finales de año un cuarto modelo, la Zoe, una berlina que desde la casa francesa consideran mucho más apta para el mercado europeo.

Las cifras

167% es el crecimiento en las matriculaciones de coches eléctricos producido entre enero y julio comparado con el mismo periodo del pasado año.

516 son los turismos y furgonetas eléctricas vendidas en los siete primeros meses del año, según los datos de matriculaciones.