Los datos clave de la próxima semana

Los mercados atentos a nuevos indicadores entre el temor por la economía

En medio del temor a una desaceleración económica global, los mercados tendrán la vista puesta la próxima semana en el PIB de Japón y de la eurozona y en la inflación y la producción industrial a ambos lados del Atlántico.

La preocupación por el enfriamiento de la economía mundial, incluida la recaída de la zona euro en la recesión, la avivó en los últimos días la difusión de cifras decepcionantes de China, en particular de las exportaciones y la producción.

La única nota positiva fue el frenazo de la inflación, que da margen a más medidas de estímulo en la segunda economía mundial.

En España, donde la bolsa cerró su tercera mejor semana del año (+4,32 %) en un entorno de escaso volumen propio de agosto y ayudada por la relajación de la tensión sobre la deuda, la principal cifra macroeconómica esperada es el IPC de julio, el martes.

También se conocerá el martes si en julio la banca española tuvo que recurrir masivamente a la financiación del Banco Central Europeo (BCE), como en los últimos meses, al tener prácticamente cerrado el acceso al mercado interbancario.

Ese día el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interrumpirá sus vacaciones en Galicia para despachar con el rey en el palacio de Marivent, en Palma de Mallorca.

El jueves se conocerán las cifras del déficit comercial de España en el primer semestre, y los indicadores de actividad en servicios e industria en junio. El viernes, el Banco de España publicará los datos de los créditos dudosos en junio.

Los mercados aguardan que en breve el Banco de España formalice la petición a Bruselas para desbloquear los 30.000 millones de euros del primer tramo de la ayuda de hasta 100.000 millones para sanear el sector bancario español.

Los primeros fondos serán para las entidades controladas por el FROB, en primer lugar Bankia, de la que se triplicó el precio de sus acciones en tres semanas ante la perspectiva del rescate europeo.

Un breve comunicado del FROB el jueves por la noche en el que advertía a los accionistas de Bankia y de Banco de Valencia (que también subía como la espuma) de que tendrían que participar en el coste del saneamiento frenó de golpe el alza.

Bankia cayó ayer un 19,83 % y Banco de Valencia un 17,02 %, para cerrar en 1,21 y 0,19 euros, respectivamente.

Mientras, siguen las conjeturas sobre las condiciones de una eventual petición de España al fondo europeo de rescate para que compre deuda soberana y que así intervenga también el BCE en los mercados para rebajar los costes de financiación.

La apuesta por una eventual acción del BCE en los mercados hizo que se relajara la presión esta semana, aunque la prima de riesgo cerró el viernes en 552 puntos básicos (con el interés del bono a 10 años en un 6,9 %), después de bajar el lunes a 534.

Italia también se plantea una posible petición de ayuda al fondo de rescate, condición fijada por el organismo presidido por Mario Draghi para intervenir en los mercados.

A la espera de septiembre, con, entre otros eventos clave, reuniones del BCE y de la Reserva Federal estadounidense, los mercados aguardan los datos que se desgranarán esta semana.

El martes, el primer cálculo del PIB de la zona euro y de toda la UE en el segundo trimestre (los expertos preven una caída del 0,2-0,3%) y la producción industrial de junio.

El BCE augura en su último boletín una contracción del 0,3 % del PIB de la eurozona en 2012.

El martes también se conocerá el PIB preliminar de Alemania en abril-junio (Berlín habla de un crecimiento "moderado" pero con riesgos futuros por la crisis de la deuda en parte de la zona euro) y se divulgará el PIB trimestral de Francia, que se cree que retrocedió un 0,1 %, camino de una nueva recesión.

La inflación de julio en la zona euro y en el conjunto de la UE se conocerá el jueves, la de EEUU el miércoles y, el martes, la del Reino Unido, país que también divulgará esta semana su tasa mensual de desempleo y sus ventas minoristas.

En EEUU, la producción industrial, la construcción de viviendas, y las encuestas mensuales de confianza de los consumidores. EFECOM