Compraron acciones propias por 886 millones de euros

Santander y BBVA frenaron con autocartera el desplome de julio

Los dos grandes bancos se emplearon a fondo en las sacudidas bursátiles de julio. Santander compró títulos valorados hoy en 752,1 millones y BBVA, en 133,7. Las adquisiciones frenaron las caídas, al aportar liquidez a sus cotizaciones.

El grito de socorro para el sector financiero tuvo los peores efectos sobre las cotizaciones a finales de julio. Los grandes bancos cotizados sufrieron su propio vía crucis. Santander marcó mínimos en los 3,976 euros por acción; BBVA, en los 4,31; Popular, en los 1,25; y Sabadell, en los 1,185. Pero no se quedaron de brazos cruzados ante la sangría y tiraron de chequera. Ante la caída de las cotizaciones, compraron acciones propias.

La Ley de Sociedades Anónimas permite las compañías comprar títulos propios por hasta un máximo del 10% de su capital social. Pueden comprar los títulos para remunerar a sus socios -amortizándolos o entregándoselos a modo de dividendo-, como canje en operaciones corporativas o como un método para dar liquidez al valor en Bolsa en momentos complicados. Es decir, pueden utilizar la autocartera para evitar que las caídas se retroalimenten ante la falta de liquidez. La última comunicación de autocartera del Santander a la CNMV data del pasado 31 de julio. El número de acciones propias que tenía en su poder ascendía entonces a 164,5 millones, frente a los 22,9 millones comunicados el 2 de julio. Los 141,6 millones adquiridos tienen un valor actual de unos 752 millones.

La entidad tomó cartas en el asunto especialmente cuando las sacudidas en su cotización fueron más severas, con compras intensas entre los días 20 y 24 de julio.

BBVA también actuó para defender su cotización. Entre el 4 y el 20 de julio, adquirió 23,6 millones de acciones, valoradas a cierre de ayer en unos 133,7 millones de euros.

Los datos de autocartera en manos de las firmas cotizadas pueden haber variado respecto a la última comunicación realizada al supervisor, puesto que solo tienen obligación de informar cuando por una adquisición o por varias consecutivas se supere el 1% del capital. La CNMV admite en una circular sobre contratos de liquidez que las cotizadas pueden hacer uso de su autocartera para favorecer la liquidez de sus acciones. Eso sí, precisa que las operaciones "no deben originar artificialmente desviaciones del precio de cotización respecto a la tendencia del mercado".

Sabadell y Popular también se movieron

Los bancos medianos, Sabadell y Popular, siguieron la misma política que sus rivales de mayor tamaño, aunque a menor escala. La entidad que preside José Oliu adquirió 15,5 millones de acciones (valoradas al precio de ayer en unos 24,1 millones de euros) entre el 3 y el 27 de julio. En porcentaje, su autocartera ha pasado del 1,33% al 2,04%. La entidad presidida por Ángel Ron compró 51,7 millones de títulos entre el 10 de julio y el 6 de agosto que valen unos 58,9 millones de euros.

CaixaBank, por el contrario, redujo su autocartera del 2,84% del 28 de junio al 0,934% fechado el 3 de agosto. Aunque en este caso la disminución se debe a que la entidad utilizó sus acciones propias para atender en parte al canje de acciones para absorber Banca Cívica. También tuvo que realizar una ampliación de capital.