Según un portavoz de Merkel

El Gobierno alemán respalda a Draghi

El portavoz del Gobierno alemán, Georg Steiter, admite que Alemania no tiene "ninguna duda" de que el BCE actuará para evitar el colapso del euro, por lo que no se opondría a la posible compra de deuda.

El presidente del BCE, Mario Draghi, anunció el jueves que está dispuesto a coloaborar con los países con dificultades, pero que son los Estados los que tienen que tener la iniciativa de pedir ayuda al fondo de rescate. Alemania se había opuesto hasta ahora a la compra de bonos por parte del ente regulador, por lo que la declaración de hoy podría desbloquear la falta de actuación del BCE.

El Gobierno "no está preocupado" por el anucio de Draghi para intenatar reducir los costes de financiación de España e Italia. "Se puede sacar la conclusión de que lo que está pasando ahora en el BCE ahora tiene el apoyo del Gobierno", ha declarado el portavoz en una rueda de prensa preguntado concretamente sobre los bonos.

El apoyo de Merkel a Draghi deja al presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, cada vez más solo en su oposición a la compra conjunta de bonos por parte del BCE y el fondo de rescate, pese a que se exijan estrictos planes de austeridad para los países que reciban las ayudas. Rechaza también a sus socios de coalicion, que siguen criticando a Draghi.

"Los contribuyentes tienen derecho a saber los riesgos ha tomado ya el BCE abusando de su mandato", ha declarado a Bloomberg Hans Michelbach, un diputado de los democristianos de Baviera, el partido local de la CDU de Merkel, que ha tildado el plan de Draghi de "antidemócrata"

El líder de la oposición apoya la mutualización de la deuda

Las declaraciones de Steiter se acercan así a las de Sigmar Gabriel, presidente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), principal partido de la oposición, que se ha mostrado partidario de establecer en Europa una fórmula de "responsabilidad compartida" sobre la deuda de los países de la eurozona, una postura que, según la posición que hasta ahora ha mantenido Berlín, chocaría frontalmente con la defendida por el Gobierno de Angela Merkel y que haría necesario un referéndum en el país para reformar la Constitución.

En este sentido, el líder socialdemócrata considera en declaraciones al diario 'Berliner Zeitung' que la política de rescate del euro llevada a cabo hasta ahora por el Gobierno, radicalmente contrario a la mutualización de la deuda y a la emisión de eurobonos, "ha fracasado".

Gabriel señala que presentará esta propuesta, fundamentada en las aportaciones realizadas por los académicos Jurgen Habermas, Julian Nida-Rumelin y Peter Bofinger, tanto a la dirección de su partido, con el fin de estudiar su introducción en el programa electoral, así como a otros líderes socialistas europeos.

Los planteamientos de estos estudiosos, publicados por el periódico 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' defienden que "sólo a través de una mutualización de la responsabilidad sobre la deuda de los gobiernos de la eurozona se superará la actual inestabilidad, eliminando o al menos limitando el riesgo de insolvencia individual de alguno de los miembros de la región".

No obstante, frente al riesgo de que esta medida sirviera de incentivo a malas prácticas, la proposición contempla un "estricto control de los presupuestos nacionales" a nivel supranacional.