Con BalanceLabs prevén facturar entre 50 y 60 millones en 2018

Leche Pascual se alía con Esteve para explotar la salud alimentaria

Dos empresas familiares, Leche Pascual y la farmacéutica Esteve, se alían para adentrarse en un terreno hasta ahora sin explorar en España: el de los productos de salud nutricional. Su objetivo es lanzar en 2013 una gama de hasta 50 productos indicados para pacientes con diabetes. Bajo la marca DiaBalance, su objetivo es facturar entre 50 y 60 millones de euros en 2018.

Leche Pascual se alía con Esteve para explotar la salud alimentaria
Leche Pascual se alía con Esteve para explotar la salud alimentaria

El terreno de la alimentación tradicional cada vez es más competitivo y con márgenes más estrechos. Por ello, los grandes nombres de la industria alimentaria tratan de buscar alternativas más rentables. Y ahí, la alimentación vinculada a la salud, tiene un amplio margen de maniobra. El grupo lácteo Leche Pascual es uno de los últimos en sumarse a esta tendencia -donde ya están grandes nombres como las multinacionales Nestlé o Danone- a través de una alianza con la enseña farmacéutica Esteve.

Ambas acaban de constituir la sociedad BalanceLabs, cuyo objetivo es el desarrollo de productos para personas con necesidades metabólicas especiales, en concreto para pacientes de diabetes. Bajo la marca DiaBalance, el objetivo de las dos compañías es lanzar al mercado a partir del próximo año entre 40 y 50 productos a través de dos vías: la gran distribución alimentaria (súper e hipermercados) y farmacias.

La intención de ambas empresas es que sea un proyecto de largo recorrido. "Nuestro objetivo es facturar entre 50 y 60 millones de euros en el quinto año", apunta Pablo Aguilar, director general de Estrategia Corporativa e Innovación del grupo Leche Pascual. "Somos dos empresas familiares con visión a largo plazo y, aunque nueve de cada diez innovaciones fracasan, tenemos claro que creemos en este proyecto y que no nos vamos a retirar a las primeras de cambio", recalca.

La idea de crear una filial conjunta viene de lejos. "Empezamos a diseñarlo hace tres años, pero no ha sido hasta ahora cuando hemos constituido la empresa y se lo hemos comunicado a las autoridades de Competencia, aunque no prevemos ningún problema", adelanta Aguilar. "Somos dos empresas familiares donde los dos presidentes, Tomas Pascual y Antoni Esteve, se conocen perfectamente y decidieron buscar una fórmula conjunta", señala.

En cuanto a Esteve, el grupo farmacéutico tan solo explica que el proyecto "nació inspirado en alianzas que mantenemos con otras empresas familiares, como Puig, con quien creamos Isdin -la enseña de productos dermatológicos- y creemos que es el momento de adentrarse en productos vinculados a la salud a pesar del momento que vive el mercado español", explican fuentes del grupo catalán. De momento, matizan, la intención es centrarse en España, a pesar de que el mercado de este tipo de productos está más desarrollado en otros países europeos.

Para Leche Pascual este proyecto es especialmente relevante, dado que supondrá su salto más allá de los productos lácteos y los zumos. "Obviamente tenemos que salirnos de nuestra gama habitual, ya que la nueva marca incluirá desde pan hasta pasta apta para diabéticos", asegura el directivo del grupo de alimentación. "Nosotros haremos aquellos productos que podamos fabricar en nuestras instalaciones y Esteve hará lo mismo en las suyas, el resto tendremos que encargárselos a terceros, pero siempre bajo nuestro control", matiza Aguilar. Por ello, descartan grandes inversiones y ninguna de las compañías desvela cifras concretas.

El desgaste de la innovación en los lácteos

Hace unos años los lineales de los supermercados se renovaban casi continuamente con nuevas versiones de productos lácteos con las más diversas propiedades adicionales, desde los enriquecidos en calcio, pasando por el Omega 3, hasta las versiones bajas en lactosa. Pero ese ritmo de innovación parece haber pisado el freno. Por un lado, la crisis económica ha llevado a muchos consumidores a descartar esos productos de valor añadido y coste adicional.

Por otro, las marcas blancas han ocupado el terreno de las enseñas más baratas y los productores con más renombre no han tenido otra alternativa que bajar sus precios para poder seguir siendo competitivos. El responsable de Estrategia e Innovación de Leche Pascual reconoce que "la investigación en el terreno lácteo está bastante parada, porque es un proceso a demasiado largo plazo", asume Pablo Aguilar. Eso no significa que la innovación ya no se aplique al terreno lácteo, sino que va por unas vías diferentes que, previsiblemente, no den resultados tan rápidos como sucedía hace unos años. "En lugar de añadir elementos a la leche beneficiosos para los consumidores se está actuando en otro terreno, el genético", explica el responsable de innovación del grupo presidido por Tomás Pascual. Es decir, en la modificación genética del ganado vacuno para obtener de este leche que ya incorpore elementos saludables sin tener que añadirlos posteriormente. "Pero nosotros no estamos en esa guerra", reconoce Pablo Aguilar.

La necesidad de diferenciarse vía precio se hace hoy más patente. No hay que olvidar que hace unos días la Comisión Nacional de la Competencia abrió expediente a los principales grupos por fijar las condiciones comerciales en el aprovisionamiento de leche de vaca.

Los socios

Esteve: el grupo farmacéutico cerró 2011 con un volumen de ventas de 792 millones de euros, un 6,3% menos que en el año anterior, según consta en su página web. De esa cifra, 372 millones se obtuvieron fuera del mercado español.

Corporación Empresarial Pascual: concluyó 2011 con una facturación de 811 millones de euros, 11 millones menos que en el ejercicio precedente, según consta en su memoria de responsabilidad social corporativa.