Observa signos de "desaceleración" en la economía de EE UU

Bernanke advierte: para evitar recaída hace falta acuerdo político

El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, ha instado este miércoles al Congreso de Estados Unidos a actuar ya, para evitar un "abismo fiscal" que lleve a la economía a una recaída porque. Y ha avisado: la Fed tiene opciones "limitadas".

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke
El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke

"Es muy importante para la estabilidad fiscal, para la estabilidad financiera, que el Congreso provea lo antes posible un plan creíble para estabilizar nuestra situación fiscal en el largo plazo", ha advertido Bernanke ante los representantes de la Cámara de Representantes en el segundo día de su testimonio bianual.

Bernanke sugirió que tanto los demócratas, que controlan el Senado, como los republicanos, mayoría en la Cámara de Representantes, deben ponerse de acuerdo para evitar problemas fiscales que disparen el déficit y aumente la gran deuda pública.

"Yo sugeriría mirar a estos problemas con una ventana a 10 años, algo habitual en decisiones fiscales", ha aconsejado el presidente de la Fed a unos legisladores que deberían acordar a finales de año cómo equilibrar los ingresos y gastos del Estado.

Las discusiones entre los dos grandes partidos de Estados Unidos llevaron al país al borde de la suspensión de pagos el pasado agosto por el debate para aumentar el techo de deuda. El asunto se solucionó de manera temporal con un acuerdo que contempla la suspensión de rebajas de impuestos y fuertes recortes presupuestarios automáticos en enero, si no alcanzan otro nuevo acuerdo sobre el presupuesto fiscal.

"El impacto conjunto de aumento de impuestos y recorte de gastos equivaldría a algo así como el 5% del PIB, por lo que el impacto al mismo tiempo sería muy negativo para el crecimiento", ha alertado Bernanke.

Bernanke volvió a ser preguntado con insistencia sobre si la Fed tiene balas en la recámara para estimular la economía en caso necesario, ya que el banco central ya ha hecho uso de bajada de tipos casi a cero y de medidas "expansivas" de compra y canjeo de activos.

El responsable de política monetaria ha recordado que las medidas expansivas han funcionado hasta el momento y no quiso adelantar nuevas medidas de estímulo o compra de activos, al tiempo que recordó que "hay límites" a cuánto puede hacerse. "Hay un monto finito de opciones disponibles, es más, si la Reserva Federal adquiere demasiado eso dañaría las funciones del mercado y reduciría la eficiencia de las políticas", ha explicado Bernanke.

El presidente del banco central estadounidense también ha dicho que aún no es el momento de aumentar el precio del dinero, con tasas de interés históricamente bajas, hasta que la economía muestre signos de más fortaleza, pero recordó que el banco emisor está listo para responder en su momento.

Los bajos tipos de interés han impulsado el mercado inmobiliario, que ha recordado "va en la dirección correcta", pese a que el alto desempleo (8,2%) sigue siendo el problema más acuciante si se alarga mucho más.

Pese al riesgo moderado de deflación que ya apuntó ayer, Bernanke ha dicho que la economía estadounidense se desempeñará bien con una inflación ligeramente por debajo del 2% como hasta ahora y descartó marcar un objetivo más alto.

En opinión de Bernanke, aunque de momento no hay riesgo de una recaída de la recesión en la primera economía mundial, los nubarrones siguen estando presentes como la incertidumbre que genera la crisis del euro.

"No creo que (los líderes de la zona euro) estén próximos a tener una solución a largo plazo que resuelva los problemas y hasta que la encuentren esas soluciones a largo plazo vamos a seguir viendo períodos de volatilidad financiera", ha indicado Bernanke.

Asimismo, ha considerado que persiste la incertidumbre sobre la estabilidad del euro y su impacto a nivel mundial, pese a los acuerdos para recapitalizar la banca de manera directa y avanzar en la unión bancaria y fiscal.