La salida neta de población en el primer semestre llega a 73.975 personas

Más de 40.000 españoles salen del país en busca de otra oportunidad

España intensifica el ajuste de población iniciado hace dos años. En los seis primeros meses del año 2012 el saldo de las migraciones se ha resuelto con salidas netas de 73.975 personas, de las que 50.869 eran extranjeros y 23.107, españoles, según los datos adelantados ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Los saldos migratorios negativos comenzaron a registrarse de forma continuada en España en 2011, cuando todos y cada uno de los meses registraron salida neta tanto de españoles, como de extranjeros. No obstante, mientras la salida de extranjeros se mantiene a un ritmo muy similar desde que se inició, el movimiento entre los españoles es creciente, especialmente por la salida cada vez más intensa de jóvenes en busca de oportunidades de trabajo fuera de España.

Así, mientras en los meses de 2010 las salidas de españoles rondaban las 2.000 personas al mes y eran compensadas con entradas similares o incluso más abultadas, desde 2011 cambia la tendencia. Ese año hubo varios meses en los que las salidas superan las 6.000 personas y en 2012 hay también meses con salidas de más de 7.000, que no se pueden compensar con las inmigraciones. Así, en los seis primeros meses del año la salida neta (saldo total entre salidas y llegadas) de españoles es de 23.107 personas, con una media de 128 personas cada día. En los seis primeros meses de este año han salido del país 40.625 españoles.

Menos inmigrantes

Se acelera también la salida de extranjeros, y ya en 2011 hay algunos meses con más de 10.000 salidas netas. En concreto, en junio entraron 28.697 extranjeros, mientras que abandonaron el país 38.614 personas. En el agregado del año han salido 50.869 extranjeros, con una media de 282 personas cada día.

Según las estimaciones de población actual difundidas ayer por el INE, 269.486 personas han salido de España entre enero y junio de este año, frente a las 254.352 que lo hicieron un año antes.

El mayor número de salidas de españoles, ya sean nacidos en el país o extranjeros nacionalizados, se produjo en el mes de junio, cuando se registraron 7.444 salidas. Le siguieron marzo, con 7.362 españoles camino del extranjero y mayo, cuando fueron 6.999 los que se marcharon. La cifra más baja del semestre fue la del mes de enero, con 5.952 casos, según los datos del INE. Por perfiles, la estimación de población deja ver que hasta el 1 de julio salieron del país 21.089 españoles y 19.534 españolas, pero no desglosa por edades. Sí lo hace la estadística consolidada de 2011, de la que se desprende que a lo largo del año pasado emigraron 10.931 españoles de entre 18 y 30 años y un total de 15.582 de edades comprendidas entre los 31 y los 40 años.

Sobre a qué ha ocurrido con la inmigración, los datos evidencian que también se ha ralentizado con la crisis económica. En lo que va de año figuran 163.488 llegadas a España, 17.517 de las cuales fueron de españoles. Sin embargo, en el primer semestre de 2011 entraron 221.896 personas y de ellas, 18.264 eran de nacionalidad española.

Una vez más, los datos arrojan un saldo migratorio negativo, (23.107 españoles menos) tendencia que se ha ido agudizando a medida que avanzaba la crisis económica y que se consolidó en 2011, el primer año en una década que registró más movimiento de emigración que de inmigración en España, con una diferencia de 57.182 personas.

En total, el año pasado salieron de España 507.740 ciudadanos, frente a las 403.013 emigraciones registradas en 2010, y las 433.612 de un año antes. En estos tres mismos años entraron en el país 457.650, 465.169 y 480.974 personas, respectivamente.

El mayor éxodo

Cataluña es la comunidad que más población ha perdido entre enero y junio de 2012, en concreto 87.655 residentes, de los que 8.115 son españoles y 79.540 foráneos. Le sigue en segundo lugar Madrid, con 48.769 salidas, de las que 41.041 fueron extranjeros.

La longevidad difiere según los territorios

Las mujeres de Zamora tienen la esperanza de vida más alta de todo el país, con una perspectiva estimada al nacer de 86,77 años, mientras que las ceutíes son las que tienen el límite más bajo, con una vida que se calcula en un promedio de 82,03 años, según las estimaciones de población difundidas ayer por el INE.

Estos datos, actualizados a 1 de julio de 2012, dibujan un panorama aproximado de la situación demográfica de España, y ésta arroja un incremento progresivo de la esperanza de vida, que ya llega a 85,18 años para las mujeres. No obstante, la cifra varía en función del lugar de residencia.

Entre los varones, cuya esperanza de vida es de 79,37 años, los más longevos son los de Guadalajara y Soria, con 81 años.