Nueva herramienta de comunicación y colaboración

Con la oficina a cuestas

Un dispositivo móvil, ya sea smartphone, tableta, PC o Mac, y una conexión wifi son los únicos requisitos para trasladarse a la oficina desde cualquier punto del mundo a través de Cisco Jabber.

Jabber de Cisco
Jabber de Cisco

El funcionamiento corporativo ha cambiado, el cloud computing se impone como la nueva forma de relacionarse entre los trabajadores de la empresa. Se trata de crear una red propia de comunicación, una "nube" en la que se interrelacionen sus trabajadores. Una alternativa puede ser el Jabber de Cisco.

Cisco ha presentado una herramienta para facilitar el teletrabajo y el cloud computing. Es la herramienta Jabber, que mediante una conexión wifi y un ordenador o un terminal móvil permite interrelacionarse a los trabajadores a través del chat, llamadas o videoconferencias.

Otro de los puntos fuertes de la nueva herramienta de Cisco, según la compañía, es su sencillez y su versatilidad. En la presentación de Jabber que Cisco ha realizado hoy en su sede en Madrid, se ha hecho hincapié en que no hay que ser un experto en informática para utilizar la aplicación. Las interfaces son fáciles de usar y no hace falta ningún desarrollo para su funcionamiento. El usuario puede descargarse la aplicación gratuitamente y tendrá todos sus contactos de su cuenta Google, además de disponer de los contactos de su propio dispositivo, por ejemplo del Mac Address Book.

Pero más allá del Pc, Mac, Smartphone o Tablet privado del usuario, Cisco pretende comercializar sus propios terminales a las empresas que adquieran la herramienta Jabber. Ofrece desde teléfonos con video integrado a pantallas con cámara para que el usuario que esté al otro lado tenga la misma visión que el que está delante de la pantalla.

Al mismo tiempo, para la integración de Jabber en la empresa, se requiere la colaboración de un parnert que lo lleve a cabo. El precio de esta operación, varía en función de la empresa. Según Cisco, el abanico de empresas que solicitan la integración de Jabber, incluye compañías de diverso tamaño, por lo que el coste de la instalación de Jabber en su "nube" es muy distinto.

Desde Cisco justifican la inversión que se realiza en la adquisición de alguno de los terminales de videoconferencias, en la rápida amortización de esta tecnología gracias al coste de los viajes que se ahorra la empresa. Según un estudio de la propia compañía, sobre un total de 1.512 terminales ubicados en 284 ciudades de 71 países, el ahorro que se produjo durante las 299 semanas que se llevan comercializando, es de 1,18 billones de dólares o lo que es lo mismo, 293.919 viajes de negocios evitados.

En su voluntad de diferenciarse del resto de compañías que ofrecen servicios de videoconferencia, Skype es la más importante, Cisco apuesta por la telepresencia de alta calidad. La fortaleza principal de esta herramienta es que permite mantener videoconferencias en alta definición con una oficina en la otra punta del planeta como si estuvieran al otro lado de la mesa. Se trata de una sala de pantallas gigantes, situadas en frente de una mesa con capacidad para seis personas.

En las pantallas reciben la señal en alta definición de los diferentes terminales conectados a la videoconferencia, ya sea de un ordenador, de una pantalla con cámara integrada u otra sala de las mismas características. En el último caso la experiencia se asemeja a la de una reunión frente a frente, solo que el interlocutor se puede encontrar en la otra punta del planeta. La instalación de una sala de reuniones de estas características ronda los 300.000 euros, un coste que, según Cisco, han asumido multinacionales como BBVA o Telefónica.

Al tratarse de una herramienta con una aplicación corporativa, incluso destinada al uso académico, el tratamiento conjunto de documentos entre los diferentes usuarios que tomen partido en conversación es un punto a favor de la herramienta. Aunque el hecho de que no todos puedan modificar al mismo tiempo el documento, por ejemplo una presentación PowePoint, le resta funcionalidad. Tan solo el gestor de la videoconferencia tiene la posibilidad de alterar el documento.

La seguridad es otro de las apuestas de Cisco, de ahí la compra de Virtuata, una empresa de software de seguridad. Este movimiento tiene su motivación en que una exigencia básica de las compañías es que se garantice la privacidad tanto la agenda de la empresa como, sobre todo, las comunicaciones entre trabajadores.

Pero no todo son facilidades, el principal inconveniente que surge en la práctica es el de la calidad de la red Wi-Fi a través de la que el usuario accede a la herramienta. Cada comunicación necesita un ancho de banda de 2 megas aproximadamente, por lo que en el caso de las conexiones múltiples, hay que sumar dos megas por cada una. Ahora bien, cuando uno de los usuarios se queda fuera de la videoconferencia, no interfiere en que la comunicación continúe entre el resto que sí disponen de un ancho de banda suficiente.

Guerra con Microsoft

Hace menos de un mes Microsoft anunció que en el nuevo Windows Phone 8 tendrá integrado Skype, sin embargo esta aplicación es una está más destinada al uso doméstico más que al uso corporativo para el que está diseñado Cisco Jabber. Aun así, se puede considerar que ambas herramientas compiten por un mismo mercado, el de las videoconferencias por internet. Sobre todo desde que Cisco denunciara ante la Comisión Europea la compra de Skype por parte de Microsoft, argumentando que supone una restricción de la competencia puesto que Microsoft no usa los estándares del resto de herramientas.