Se trata de un crédito puente

Grecia solicita 3.100 millones para cubrir un bono que vence en Agosto

El Gobierno griego ha solicitado a la UE y al Fondo Monetario Internacional (FMI) la entrega de un crédito puente de 3.100 millones de euros con el que cubrir un bono con vencimiento en agosto cuyo titular es el Banco Central Europeo (BCE).

Ese dinero sería entregado a cuenta de una partida de 31.000 millones de euros, parte del paquete de rescate de 130.000 millones, y cuya entrega está prevista para septiembre, explicó a Efe Dimitris Kanelis, portavoz del Ministerio de Finanzas.

En principio, esos 31.000 millones deberían desembolsarse ya en agosto, aunque el Ministerio da por hecho que la entrega se retrasará a septiembre, lo que hace necesaria la solicitud de ese crédito puente para poder amortizar el bono del BCE.

La aprobación del nuevo tramo depende del parecer de los técnicos de la Unión Europea y del FMI, que llegarán a Atenas el día 26 de julio para evaluar el grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos por Grecia a cambio de la ayuda financiera.

La necesidad de este adelanto se produce justo cuando el Ejecutivo está negociando nuevos recortes por valor de 11.600 millones de euros entre 2013 y 2014, un plan que, según los medios locales, se ha enfrentado a las reticencias de algunos ministros.

"Los ministros están cooperando, sólo les faltan los conocimientos técnicos y a eso les vamos a ayudar", declararon hoy al respecto a los medios fuentes del Ministerio de Finanzas.

Según publica hoy el diario To Vima, el primer ministro, el conservador Andonis Samarás, está muy insatisfecho con las reticencias que ha mostrado el Gabinete al nuevo ahorro.

El diario Kathimerini ha publicado que Samarás remitió ayer una carta a sus ministros en la que los conminaba a pactar esos recortes para satisfacer las exigencias de los prestamistas internacionales del país y mostrar que Grecia cumple con sus compromisos. De hecho, Samará se ha reunido este martes con el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, para ultimar este plan de recortes.

Tras el encuentro, altos cargos del Ministerio de Finanzas aseguraron que, aunque desde Bruselas se han solicitado recortes inmediatos, el Gobierno intentará evitar nuevas medidas de austeridad bajo el argumento de los objetivos de ahorro no se han cumplido debido a la recesión.

Esa postura fue defendida hoy abiertamente por Evangelos Venizelos, líder del partido socialdemócrata, uno de los tres que sustenta al Ejecutivo de coalición, quien consideró "poco probable" que se puedan aprobar recortes de 11.600 millones de euros, debido a que la recesión económica es más grave de los previsto.

Por ello, insistió en que es urgente que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional se avengan a ampliar el plazo dado a Grecia para reducir su déficit.