El Gobernador del Banco de España denuncia la euforia durante los años de la burbuja inmobiliaria

Linde: "El Banco de España no tuvo éxito en la supervisión"

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha denunciado la euforia durante los años de la burbuja inmobiliaria, que impidió ver los riesgos que asumió el sistema, y ha reconocido que la institución no tuvo éxito en su tarea de supervisión y control del endeudamiento.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su comparecencia en la comisión del Congreso de los Diputados.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su comparecencia en la comisión del Congreso de los Diputados.

Linde ha apuntado en la comisión de Economía y Competitividad del Congreso, en la que presenta el informe anual del Banco de España, que la mala situación económica y financiera del país no se puede atribuir solo a la coyuntura internacional.

El Gobernador ha afirmado que el organismo que ahora preside actuó con poca decisión en los tiempos de euforia en los que "nadie parecía querer prever los riesgos". En concreto, Linde ha acusado a sus predecesores de esperar que en el futuro se repitiesen los acontecimientos del pasado sin mayor expectativa de cambios a la baja, como los sucedidos en el mercado de la vivienda.

El nuevo gobernador del Banco de España, Luis María Linde, no se ha ahorrado las críticas en su primera comparecencia ante el Congreso de los Diputados. Linde ha anticipado al inicio de su intervención sobre el sistema bancario español que iba a adentrarse en un "terreno delicado" en el que esperaba no ser malinterpretado. Y lo ha advertido para a continuación señalar que el Banco de España "no tuvo éxito" en su tarea de supervisión y de control del creciente endeudamiento que asumió la banca en los años del boom inmobiliario.

Ha añadido que reconocer las limitaciones del supervisor "no es consuelo para nadie" y ha insistido en que la actual situación en que se encuentra la banca española no puede atribuirse únicamente al deterioro de la situación internacional o a la recesión económica española. Hay una parte que es responsabilidad del sector financiero y el supervisor.

Linde ha recordado que las fusiones frías se aceptaron como fórmula válida durante un tiempo para la consolidación financiera y las ha puesto como ejemplo de que en la crisis financiera "se actuó con poca decisión o de modo insuficiente o inadecuado". Ha recordado las dificultades que encontró el Banco de España para la puesta en marcha de la provisión anticíclica, pionera como fórmula de prevención de riesgos pero que recibió fuertes críticas y presiones desde la propia banca española. "Todos habríamos salido ganando si se hubiera mantenido y generalizado, tal y como el Banco de España la defendió a comienzos de 2000 y se hubiera hecho, incluso, más exigente". En su opinión, la institución "debería haber sido más heterodoxa en su capacidad reguladora y supervisora para mitigar la vulnerabilidad del sistema financiero". Y ha apuntado un tercer aspecto que explica la actual situación, el hecho de que "casi nadie previó la doble recesión", algo que afectó a la calidad de los test de estrés a los que el Banco de España sometió al sector en los años 2010 y 2011.

Aun así, ya en respuesta al turno de preguntas, Linde ha querido matizar que él también se siente responsable de eos "fallos" por sus años de trabajo en la institución, aunque no fuera en el puesto del gobernador. "En un sentido es también mi responsabilidad. Cuando se juzga el pasado es muy fácil", ha apuntado.

El gobernador del Banco de España ha enumerado además los principales puntos del memorando del rescate europeo a la banca española, entre los que figuran la "liquidación ordenada" de entidades, un proceso al que Linde se ha referido como equivalente a las soluciones dadas para CCM, Cajasur, CAM o Unnim, y la creación de un banco malo que aglutine los activos tóxicos y que, según el gobernador, podría no ser un banco como tal sino una sociedad gestora. "Si alguna entidad no tuviera pulso suficiente para asegurar su futuro, habrá de encarar un proceso de resolución o liquidación ordenada", ha advertido.