El número de oficinas se ha reducido el 18% entre 2008 y 2011

UGT calcula que un millón de personas se ha quedado sin banco en su municipio

El cierre de oficinas en el ámbito rural, área de influencia tradicional para las cajas, ha dejado a más de un millón de personas sin servicios financieros en su municipio, según un informe de UGT. El sindicato calcula que entre 2008 y 2011 el sector financiero ha reducido el 11% su plantilla y el 12,5% su número de oficinas

Fachada de una sucursal de Bankia.
Fachada de una sucursal de Bankia.

La reestructuración en la que el sector financiero español lleva inmerso casi cuatro años ha dejado un panorama radicalmente distinto. El proceso de fusiones ha reducido significativamente el número de entidades, con el consiguiente coste en cierre de oficinas y ajuste de plantilla, pero ha creado además una situación nueva. Según denuncia el sindicato UGT, más un millón de personas se han quedado sin entidades financieras en sus municipios. En un informe presentado ayer, los municipios en los que no hay oficinas de las cajas de ahorros, las que tradicionalmente han estado más apegadas al mundo rural, ascienden a un total de 3.934, una situación que afecta a casi 1,2 millones de personas. El secretario general de la Federación de Servicios de UGT, José Miguel Villa, explicó ayer en rueda de prensa que esto "obliga a la gente a irse a otros pueblos o ciudades para resolver sus asuntos bancarios". Y el número de municipios de menos de 5.000 habitantes en los que solo hay presencia de las cajas es de 2.656.

En el informe presentado ayer por UGT sobre la situación del sector financiero, el sindicato apunta que bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito han reducido sus plantillas en 30.172 trabajadores entre 2008 y 2011, lo que supone el 11,1 % menos. José Miguel Villa apuntó que a esta reducción de la plantilla hay que añadir otros 5.300 empleos que van a desaparecer según las estimaciones de algunas entidades que se encuentran en procesos de integración como Banco Sabadell y Caja del Mediterráneo (CAM) o BBVA y Unnim.

Además, el sindicato estima que como consecuencia de la ayuda europea que recibirá el sector, la plantilla de las entidades se verá aún más reducida.

El informe publicado ayer también pone de manifiesto que en este proceso de reordenación del sistema financiero, el número de trabajadores de las cajas de ahorros y grupos de cajas ha pasado de 134.867 en 2008 a 113.064 en marzo de 2012, el 16,17 % menos.

Asimismo, entre 2008 y 2011, el número de oficinas de cajas y bancos de cajas se ha reducido en 4.477 hasta situarse en 20.558, lo que supone el 17,88 % menos.

En todo el sector financiero, el cierre de oficinas ha alcanzado las 5.768, el 12,59 % menos. Una de las consecuencias que puede tener el cierre de sucursales es la exclusión financiera de miles de personas, según ha explicado UGT, que estima que el total de población que puede verse afectada alcanza el 12,68 %.

Obra social

Además de la exclusión financiera, UGT ha advertido de que la reducción de la obra social de las entidades puede provocar una mayor exclusión social. Y es que, según José Miguel Villa, la obra social de las cajas de ahorros "históricamente" ha sustituido la responsabilidad que tenía la Administración en este asunto, por lo que si ahora desaparece, "la exclusión social será brutal". La concesión del rescate europeo a la banca española establece como uno de sus requisitos que las cajas dejen de tener una participación de control sobre los bancos lo que, en la práctica supone la condena del sector de cajas a convertirse en fundación, con el inevitable perjuicio a la obra social. Para Villa, tras la concesión de ese crédito, España será "un país intervenido y sin soberanía sobre su sistema financiero". Las entidades tendrán que recapitalizarse más y reducir las plantillas, en tanto que las cajas de ahorros perderán el control de sus bancos, ha añadido.

El sindicato asume su parte en la gestión de cajas

El secretario general de la Federación de Servicios de UGT, José Miguel Villa, afirmó ayer que el sindicato asumirá su parte de culpa en la gestión de las cajas de ahorros, aunque según ha matizado su representación en los consejos de administración de estas entidades solo es del 2,20%.

En un informe elaborado por el sindicato sobre el sector financiero español se desprende que las asambleas generales de las cajas cuentan con 5.080 miembros, de los que 130 pertenecen a UGT, el 2,60% del total. En el caso de los consejos de administración de estas entidades, el total de miembros alcanza los 636, de los que 14 son de UGT. Así, la representación total de los miembros del sindicato en los consejos se eleva al 2,20% de total.

Por ello, señaló Villa, el sindicato "está de acuerdo en asumir su 2% de la responsabilidad", aunque también ha pedido que se depuren las "responsabilidades compartidas a todos los niveles". Y es que según explicó, ninguna operación de fusión entre las entidades se ha hecho sin el visto bueno del Banco de España, del Ministerio de Economía y de los gobiernos. De esta manera, ha matizado que el Banco de España tendrá que decir algo al respecto, al igual que el exgobernador o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ya que "todos han fallado y todos tienen responsabilidad". Villa indicó que el sindicato participa con otros organismos para que se depuren responsabilidades "por este fiasco".

En este sentido, Villa criticó el alto número de miembros que forman parte de las asambleas de las entidades que en su opinión, "ya no controlan nada". "Lo primero que hay que hacer es reducir eso a la mínima expresión". "Y si la consecuencia es que no estemos, nos da igual", afirmó. Villa también reconoció que aunque los representantes de UGT en los consejos han hecho un esfuerzo por hacer las cosas lo mejor posible, no se puede decir que "no haya habido un compañero que no haya metido la gamba".