Los primeros 30.000 millones llegarán este mes

El Eurogrupo aprobará el viernes por teleconferencia el rescate bancario para España

Los ministros de Economía de la zona euro celebrarán el viernes 20 una conferencia telefónica para aprobar el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros para España y el memorándum con las condiciones de la ayuda.

El rescate bancario a España se debatirá primero en el parlamento alemán el jueves y en el finlandés entre el jueves y el viernes, antes de que el Eurogrupo apruebe la ayuda. El Gobierno de Helsinki debe cerrar un acuerdo con España sobre las garantías que exige a cambio de su participación en el préstamo antes de aceptar el rescate.

El rescate bancario español, cuyo primer tramo de 30.000 millones de euros está previsto para antes de final de julio, será el único punto en el orden del día de la teleconferencia del viernes, según ha confirmado hoy un portavoz del Eurogrupo. La renegociación del rescate de Grecia y la ayuda solicitada por Chipre se dejan para después del verano.

Las condiciones del préstamo para España ya fueron objeto de "acuerdo político" en el Eurogrupo del 9 de julio. España tendrá una media de 12 años y medio de plazo de devolución y un periodo de carencia de 10 años. El tipo de interés se situará en torno al 3%, según ha dicho el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El rescate se pagará en cuatro tramos a lo largo de 18 meses y dedicará 25.000 millones de euros para financiar el banco malo en el que las entidades que reciban ayuda deberán segregar sus activos inmobiliarios tóxicos. La ayuda podría paralizarse en cualquier momento si España no cumple las condiciones.

Para los bancos problemáticos, el memorándum pide su reestructuración o liquidación. Los accionistas y titulares de deuda subordinada y capital híbrido, como las preferentes, deberán asumir pérdidas. Sólo se salvan de este reparto de la carga depositantes y tenedores de bonos sénior.

Para el conjunto del sector financiero, la UE exige, entre otras cosas, aumentar al 9% el capital de todos los bancos, reforzar el poder del Banco de España en detrimento del ministerio de Economía o la renuncia de las cajas al control que ejercen sobre los bancos que se crearon a partir de ellas. La Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI vigilarán que se cumplan las condiciones incluso con inspecciones sobre el terreno.

El memorándum recoge además las recomendaciones de política económica formuladas por la Comisión al Gobierno de Mariano Rajoy, cuyo cumplimiento se controlará "en paralelo" al rescate bancario. Entre ellas se encuentra el cambio del sistema fiscal, la supresión de la deducción por vivienda o la continuación de la reforma laboral.