Corrupción en Baleares

Cinco años y medio de prisión para María Antònia Munar

La Audiencia de Palma ha condenado hoy a cinco años y seis meses de cárcel a la expresidenta del Consell de Mallorca, del Parlament balear y de Unió Mallorquina (UM), Maria Antònia Munar, por varios delitos de corrupción al beneficiar fraudulentamente con 240.000 euros a una empresa audiovisual de la que era propietaria cuando presidía el Consell. El tribunal también ha condenado a dos años y siete meses de prisión al que fuera su mano derecha en el partido, el exvicepresidente del Consell Miquel Nadal.

Munar, expresidenta del Parlament balear
Munar, expresidenta del Parlament balear

La sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, considera culpable a Munar y a otras seis personas de conceder dos subvenciones irregulares de 120.000 euros en 2004 y 2005 a la productora Vídeo U, la mitad de la cual había sido adquirida poco tiempo antes por Munar y Nadal mediante dos testaferros.

A Munar se le condena a la pena de prisión por el delito de malversación en concurrencia con los de prevaricación, fraude a la Administración y falsedad en documento oficial. Además, por el delito de negociaciones prohibidas a funcionarios el tribunal le impone una multa de 54.000 euros. Se le impone la inhabilitación absoluta por tiempo de nueve años y seis meses, y la especial para cargo público por dos años y seis meses.

La pena carcelaria más baja de Nadal responde a la aplicación de la atenuante de confesión, ya que el acusado reconoció en el juicio que había comprado junto con Munar y mediante testaferros la productora regada luego con dinero público, algo que la expresidenta del Consell no admitió.

Nadal está condenado por los mismos delitos que Munar, y a una multa de 36.000 euros por negociaciones prohibidas, según el fallo notificado hoy.

La segunda pena más alta de esta pieza del caso Maquillaje de corrupción ha recaído sobre Margarita Sotomayor, exdirectora insular de Comunicación del Consell de Mallorca, que deberá cumplir cinco años de cárcel.

A menos de dos años de cárcel -cantidad de tiempo a partir de la cual se ingresa en prisión si no se tienen antecedentes- han sido condenados los tres exsocios de Vídeo U Luisa Almiñana, Ramón Rullán y Miquel Oliver, en concreto a un año y tres meses de prisión cada uno, ya que el tribunal les aplica el atenuante de colaboración y de reparación del daño (pagaron 120.000 euros de una de las subvenciones recibidas).

La Audiencia ha impuesto una pena de tres años de cárcel al séptimo encausado, Alfredo Conde, administrador de la empresa Studio Media Comunicación, receptora de la subvención que el Consell concedió a Vídeo U en 2004.

El tribunal ha absuelto a los dos presuntos testaferros de Munar y Nadal en la compra de la productora, Miguel Sard y Víctor García.

Previsiblemente la defensa de Munar recurrirá contra esta decisión ante el Tribunal Supremo, con lo que la expresidenta del Consell de Mallorca no tendría que ingresar en prisión hasta que el alto tribunal fallase y la sentencia fuese firme.

La encarnación del oportunismo político

Pocos políticos han ejercido tanto poder con tan escaso apoyo electoral como Maria Antònia Munar, exlíder de Unió Mallorquina (UM), que presidió el Consell de Mallorca y el Parlament balear por su oportunismo a la hora de decantar mayorías y que hoy llama a las puertas de la cárcel condenada a cinco años y medio por corrupción.

Munar (Barcelona, 1955) ha sido casi de todo en la política de Mallorca desde que entró en la liza democrática en las primeras elecciones municipales constitucionales en 1979: alcaldesa de su pueblo, Costitx, durante más de dos décadas, consellera de Educación y Cultura en el Govern del popular Gabriel Cañellas, presidenta del Consell de Mallorca y máxima responsable del Parlament autonómico.

Su cercanía con el dirigente de UCD Jeroni Albertí la llevó a sumarse como fundadora al proyecto regionalista impulsado por éste en 1982, UM, partido del que pronto llegó a ser la líder absoluta y con el que alcanzó cotas de poder muy por encima de unos resultados electorales siempre discretos.

Munar, que con 24 años fue la alcaldesa más joven de España, ha sido maestra en jugar la baza del minoritario apoyo electoral de su partido para multiplicar el poder que le brindaban las urnas a cambio de decidir quién gobernaba.

En 1995, UM sumó sus votos a los de los partidos de izquierdas en el Consell de Mallorca para que la institución ejerciera de contrapeso al Govern autonómico del PP liderado por Cañellas, pero a cambio Munar obtuvo la presidencia, un cargo al que dotó de enorme boato y desde el que ejerció un gran influjo, tanto material como simbólico, en la vida pública balear.

Cuatro años después, la aritmética electoral dio a la líder regionalista la oportunidad de subir un nuevo escalón en el aprovechamiento de la condición de bisagra de UM: los comicios autonómicos dejaron en sus manos la formación del Govern.

Cortejada por izquierda y derecha, se decantó por los primeros y el socialista Francesc Antich fue investido presidente de un ejecutivo regional en el que UM no quiso integrarse, aunque como contrapartida gobernó el Consell de Mallorca junto con el PSM, con PSOE e IU como apoyos externos, y Munar mantuvo su cetro.

La princesa, como la tildaban ya entonces sus detractores, siempre gustó de ejercer el poder de modo personalista, tratando de hacer de su partido el centro de la vida política insular, lo que degeneró en casos de uso espurio de las instituciones en favor de UM y sus dirigentes, según han dictaminado varios tribunales de Justicia.

En las elecciones de 2003 el PP, liderado por Jaume Matas, obtuvo mayoría absoluta en el Parlament, pero su hegemonía era insuficiente en Mallorca y pactó el estéril apoyo parlamentario de los diputados de UM a cambio de que Munar se mantuviera como presidenta insular al frente de un gobierno por completo uemita a excepción del área de Servicios Sociales, que gestionaron los populares.

Con un premio tan por encima de los 31.781 votos obtenidos en los comicios, Munar y sus correligionarios acentuaron su control casi absoluto de la administración del Consell y engordaron el caldo en el que se cocieron varios de los escándalos de corrupción (algunos presuntos y otros ya juzgados) que desembocaron en 2011 en la disolución de UM y la imputación judicial de toda su cúpula.

La líder regionalista dio otro salto hacia arriba en su táctica de casarse con el mejor postor tras los comicios de 2007, cuando la Justicia ya le pisaba los talones. En las elecciones de ese año el PP perdió la mayoría absoluta y Munar, con poco más de 28.000 votos, volvía a ser el fiel de la balanza.

Con el PSOE al frente del Gobierno central y despechada por una agria campaña del PP balear para tratar de recuperar el Consell de Mallorca, Munar dejó plantado a Matas y UM se coaligó a la izquierda para formar parte de los gobiernos insular y autonómico. Para ella se reservó el segundo cargo en dignidad protocolaria de la comunidad autónoma: la presidencia del Parlament balear, institución que fue la primera mujer en encabezar.

Desde el sillón de mando del hemiciclo, en el que pretendía iniciar su retiro dorado, presenció la desintegración paulatina a causa de los escándalos judiciales del partido que había fundado y que desde diciembre de 2007 había dejado en manos de su delfín, Miquel Nadal, hoy enemigo por delator.

La sucesión de investigaciones judiciales que implicaban a altos cargos de UM y su propia imputación primero en el caso Can Domenge y más tarde en el caso Maquillaje, por el que pagó una fianza de 350.000 euros para seguir en libertad, la obligaron finalmente a dimitir en febrero de 2010 tras una prolongada agonía cuya vertiente judicial aún tiene mucho recorrido.

Ahora, si el Supremo no tumba la dura sentencia impuesta hoy en su contra y con un nuevo juicio por corrupción a la vista en el llamado "caso Can Domenge", su futuro pasa más por la cárcel que por los despachos y salones en los que durante años reinó.