A pesar de la crisis económica

Pronóstico olímpico: España ganará una medalla más que en 2008, según Goldman

Un intrincado cálculo del banco de inversión apunta a que el crecimiento económico potencia las victorias, pero vaticina una medalla más para España que en los últimos juegos, al inicio de la crisis.

¿Son los genios innatos o fruto del trabajo? Podría ser que ambas variables quedaran supeditadas a una tercera que, según un estudio del banco de inversiones Goldman Sachs , ayuda a predecir cuántos oros se llevará cada país en los Juegos Olímpicos: el Índice de Entorno de Crecimiento (GES, según sus siglas en inglés), un coeficiente que califica a cada país en función de sus condiciones de desarrollo.

Pese a las malas condiciones del país, Goldman Sachs concluye después de un complejo cálculo que España se llevará 19 medallas en los Juegos Olímpicos de Londres, una más que en las Olimpiadas de Pekín de 2008, y que será de oro (se pasará de 5 a 6 primeros puestos). El podio lo ocuparán EE UU, China y Reino Unido, que arrebatará un codiciado tercer puesto a Rusia porque, según el informe, quien juega en casa también tiene ventaja.

El GES reúne una serie de condiciones políticas, económicas y sociales que afectan a la productividad y al crecimiento de los países, poniendo especial hincapié en el PIB per cápita, para comprobar que la riqueza está convenientemente repartida entre la población. En las Olimpiadas de 2008, diez países ganaron más la mitad de las 1.000 medallas, entre ellos, cinco pertenecen al G7 (EE UU, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia) y dos forman parte de las superpotencias en desarrollo conocidas como BRICs (Rusia y China).

Los seis ámbitos que Goldman Sachs tiene en cuenta para calcular el GES de los Estados son: las condiciones políticas, estabilidad macroeconómica, condiciones macroeconómicas, capital humano, tecnología y entorno microeconómico. España tiene una puntuación de 6,2, la más alta es la de Noruega, con un 8,1 y la más baja, la de Nigeria, un 3,3.

El informe concluye que, en primer lugar, los países con mayor crecimiento e ingresos más elevados tienen mayor predisposición a la victoria; y en segundo lugar, que el "efecto anfitrión" también hace aumentar el número de medallas.

"Que las Olimpiadas se celebren en su país de origen motiva a los deportistas para entrenar más duro, lo que les hace ganar más oros", estipula el informe. Por este motivo, China ganaría este verano 18 medallas de oro menos que en los Juegos de Pekín de hace cuatro años.

Pese a estos requisitos, Goldman Sachs valora otras variables que desequilibran su teoría. Uno: cuanta más población tiene un país, más opciones de hacerse con una medalla. China, con 1.355 millones de habitantes, tiene un PIB per cápita nueve veces inferior que Alemania, en séptima posición. Dos: depende del tipo de deporte en que se especialice una selección, tiene más posibilidades de ganar medallas aun siendo pobre. La vela y la equitación, por ejemplo, son deportes caros a los que siempre ganan los más ricos, según Goldman Sachs. Para correr, bucear o saltar vallas no se necesita apenas material, como demuestra el atleta jamaicano Usain Bolt, con tres oros olímpicos y cinco en mundiales. Su caso es excepcional porque, además de ser un genio, según las estipulaciones de Goldman Sachs tenía todas las de perder: el PIB per cápita de su país está en los niveles del de China, pero tiene solo 2,7 millones de habitantes.