Economía prevé que gran parte del incremento impositivo sea absorbido por las empresas

Gobierno y expertos discrepan sobre el impacto que tendrá la subida del IVA

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, descartó el viernes que el alza del IVA vaya a provocar una subida de precios. "En muchos casos no se va a repercutir completamente, sino que parte del impacto lo absorberán los márgenes de beneficios de los empresarios", remarcó. Los expertos, sin embargo, creen que no todos podrán hacerlo.

La subida del IVA aprobada por Ejecutivo puede acabar dándole la puntilla al deprimido consumo de las familias españolas, en la medida en la que los precios crezcan y hundan la capacidad de gasto de unos consumidores ya castigados por la pérdida de poder adquisitivo. Sin embargo, el Gobierno confía en que gran parte del incremento impositivo sea absorbido por las empresas contra sus beneficios y ello provoque que apenas tenga repercusión en la inflación. "Parte del impacto lo absorberán los márgenes de los beneficios empresariales", apuntó el viernes el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, durante la rueda de prensa en la que valoró los datos de inflación de junio. El IPC se mantuvo estable con un incremento anual del 1,9%, como consecuencia de la moderación del precio de los carburantes.

Los expertos también creen que no se va a producir un traslado íntegro de la subida de precios y que los márgenes empresariales se estrecharán, aunque creen que no todos podrán hacerlo. Jesús Palau, profesor de Finanzas de Esade, plantea dos escenarios a corto plazo. El primero, en el que los precios crecerán en una franja entre el 1,8% y el 2,5%, si finalmente se traslada íntegramente la subida del IVA. En el segundo, en el que los márgenes empresariales asumirían esa subida, el avance de los precios se limitaría a un máximo del 1,5%. "Una opción, esta segunda, que muchos no se podrán permitir", dejando la puerta abierta a que se puedan provocar tensiones inflacionistas a corto plazo.

Si ese incremento de precios finalmente se produce, el consumo de los hogares puede caer aún más. Las últimas previsiones de los 17 servicios de estudios que consulta la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), previas a la presentación del último ajuste, ya vaticinaban una caída del consumo del 1,7% para este año y del 1% para el que viene.

Ahora, todos los analistas están revisando a la baja sus previsiones, ya que podrían plantear un desplome del consumo superior al 2%. "Habrá más desaceleración y el consumo se va a retraer", recalca Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

En un escenario con más paro, menos actividad, las decisiones de los hogares van a estar muy condicionadas por los precios, por lo que los empresarios se van a decantar mayoritariamente por asumir el alza impositiva contra sus márgenes. "Muchos sectores, como el comercio y la hostelería, no van a trasladar en un primer momento el incremento. Con la escasa demanda, muchos asumirán el coste, provocando una pérdida de poder adquisitivo", apuntó ayer Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA).

Los carburantes sufrirán el mayor efecto

La subida del IVA que se aprobó el 1 de julio de 2010 tuvo un efecto desigual entre bienes y servicios a la hora de ver incrementados sus precios. Un análisis recogido en los Presupuestos Generales del Estado de 2011 mostró cómo la traslación del alza del IVA a los bienes industriales no energéticos y a los servicios fue de un 40% de media, mientras que en el caso de los carburantes fue del 100%, "dada la elevada rigidez de su demanda". Esto significa que su consumo no sufre variaciones significativas frente a subidas o bajadas de precios. Si ese esquema se repite, el litro de gasolina y de gasóleo puede volver a dispararse y superar en breve los 1,5 euros. A ese incremento puede favorecer el repunte del petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, ha sobrepasado los 101 dólares, con un alza de 13 dólares en tres semanas.