El macroajuste del PP

El turismo tiembla

La industria tendrá que absorber el incremento fiscal con pérdidas de 100 millones.

Los españoles no se van de vacaciones este año. La práctica desaparición del turismo nacional, del que dependen casi en exclusiva zonas como la cornisa cantábrica o el interior de la Península, ya era una realidad antes de anunciar el Gobierno el miércoles que subirá dos puntos porcentuales el IVA reducido turístico (del 8% al 10%). Las medidas adicionales no hacen sino profundizar la caída de la actividad turística, que ya se descontaba. Las previsiones de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) apuntan que, sin subidas de impuestos, el turismo reducirá su actividad en un 0,6% a final de año. Con el alza del IVA, este flujo económico se contraerá hasta un 1,5%, afirmaron desde el lobby empresarial, casi como el producto interior bruto (PIB) de España, que descenderá, según estimaciones, un 1,7%.

Exceltur ya avanzó esta semana una valoración económica de esta subida del IVA para la industria. Los dos puntos supondrán "un descenso de los ingresos de más de 2.000 millones de euros, si este alza se repercute al consumidor final, y la destrucción de más de 18.000 empleos".

Pero hay empresas que no van a poder repercutir esta subida de impuestos. Los empresarios turísticos se enfrentan al menos a unas pérdidas de 103 millones de euros de aquí a final de año, al no poder traspasar ese mayor coste a sus productos. "Es una estimación conservadora", aseguró en rueda de prensa el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, que tiene en cuenta solo una parte de los paquetes turísticos vendidos por touroperadoras a demanda internacional, cuyo precio no se puede modificar. El responsable confesó ayer que la industria se siente "descorazonada".

Tras expresar su rechazo a la medida, que tildó de "muy negativa" para las empresas, el portavoz de Exceltur pidió que la subida entre en vigor "como muy pronto a principios de octubre", para que no afecte a la temporada alta de verano. En su opinión, la fecha ideal sería enero de 2013. A este impacto habría que sumar las consecuencias del alza de las tasas aeroportuarias, aprobadas en los Presupuestos Generales del Estado.

Zoreda consideró que la coyuntura actual es "muy poco propicia" para subir el IVA, una medida que, a su juicio, parte de lecturas equivocadas sobre la potencia de un sector. "Estamos llegando muy cerca, si no se ha traspasado ya del límite de resistencia del sector", advirtió.

Mucho más claro fue ayer, también en rueda de prensa, el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Carlos Díaz, que calificó la subida de la tasa de "torpe". En su opinión, la aprobación de esa medida tiene el mismo efecto que si se hubieran incrementado los impuestos un 25% a las empresas, "porque en casi ningún caso, van a poder repercutirlo al consumidor. Casi todas las tarifas están concertadas con el IVA incluido", aseguró. Además, casi todos los viajes se contratan a través de internet. "Dada la transparencia que tienen ahora las ofertas hoteleras a través de ese canal son intocables porque no hay nada más disuasorio para un cliente que un alza de precios", subrayó. De hecho, los precios en los establecimientos madrileños han caído desde 2008 un 23%, con caídas de dos dígitos en todas las categorías, desde los cinco estrellas hasta los hostales, según los datos de la patronal madrileña.

Díaz remarcó que el Gobierno no ha sabido defender frente a la Unión Europea una cuestión que es decisiva para el sector turístico español, en general, y los hoteles, en particular y aseguró que no son más que cromos que se intercambian para que nos den dinero para los bancos. "Si los gestores del Turismo en el Gobierno, no tienen fuerza política, los responsables de Economía se fijan en otros sectores", señaló.

En cuanto al empleo, el presidente de los hoteleros madrileños apuntó que la subida del IVA servirá para destruir el 10% de los puestos de trabajo del sector, que en Madrid son 17.000 empleados. "La consecuencia de una carga de estas características es el impacto en el empleo porque habrá que reducir gastos", afirmó. "Los costes laborales son el 40% de los gastos de un hotel", recalcó.

Las perspectivas para los próximos meses no son precisamente halagüeñas. En su último informe de previsiones, Exceltur subraya que, pese a la caída en la actividad en el segundo trimestre, el sector turístico fue capaz de generar 5.042 nuevos puestos de trabajo en el periodo". "No solo es capaz de crear empleo, sino que se muestra como el único de los grandes sectores de la economía española que en junio de 2012 tenían un mayor volumen de afiliados a la Seguridad Social que en 2011. Si somos el sector locomotora del rescate no parece que con estas medidas se beneficie al único sector generador de empleo", lamentó Zoreda.

Fin de la primavera árabe

La salida de la recesión y la creación de empleo, vistos los datos, no procederá del turista nacional. Las cifras del lobby empresarial muestran que "el viajero extranjero sigue siendo el principal sostén del sector turístico español". Esta afluencia de visitantes ha registrado en lo que va de año volúmenes de afluencia algo por encima de la atípica y muy positiva temporada de 2011, gracias a mercados emergentes como Rusia, Japón o los países nórdicos. El gasto de estos viajeros ha caído ligeramente, un 0,7% menos, debido a la reducción de estancia media. "Como consecuencia de ello, los ingresos por turista extranjero del Banco de España acumulan un descenso hasta abril en términos nominales del 0,7%, lo que supone una caída del 1,9% en términos reales", apuntó.

La demanda internacional está ralentizando también su ritmo de crecimiento. "Conforme ha comenzado a recuperarse la normalidad en Túnez, que acumula hasta mayo un aumento del 48,8% en turistas extranjeros, y en menor medida en Egipto. Estos países han comenzado ya a recuperar parte de los visitantes perdidos, lo que se ha dejado notar en los destinos vacacionales españoles, sobre todo en Canarias", afirmó el portavoz de Exceltur.

Pero no solo ha descendido la llegada de turistas. La confianza empresarial también se ha visto afectada por el incremento de tasas y del IVA. Cerca de dos tercios de los empresarios consultados por Exceltur espera que los resultados para la temporada alta (julio-septiembre) serán peores de los previsto inicialmente. Los hoteles de costa y las empresas de ocio en sitios dependientes del turismo extranjero sí esperan "un verano favorable".

Más reacciones

Distribución. No repercutirá la subida para no hundir el maltrecho consumo

Aunque aún quedan por conocer los detalles de su aplicación, un gran número de empresas ya han confirmado que no trasladarán el nuevo IVA al precio final. Nadie quiere lastrar aún más el ya maltrecho consumo.

La primera fue Inditex, que el miércoles dejó claro que no elevará sus precios aunque tenga que dar una nueva vuelta de tuerca al recorte de gastos.

Lo mismo harán Mango, Cortefiel, C&A o Calzedonia y otras grandes empresas lo están estudiando.

Al igual que hizo en 2010, C&A (que tiene 129 tiendas en España) asumirá sobre sus cuentas el alza del IVA. El grupo italiano Calzedonia (dueño de la firma de lencería Intimissimi) justifica la misma decisión porque "no es correcto que el cliente deba asumir ese aumento en un momento delicado y de inestabilidad".

Tampoco lo hará Pronovias, aunque con matices. La cadena de trajes nupciales no aplicará el IVA del 21% a quienes ya tengan encargado su vestido y, por tanto, ya hayan abonado parte de su importe, aunque el vestido se recoja una vez que esté en vigor el nuevo gravamen.

En otros sectores de actividad, como la distribución alimentaria, gran parte de las empresas aún no ha avanzado cuál será su estrategia de precios. Sí lo ha hecho, por ejemplo, la cadena de productos congelados La Sirena que no trasladará la subida del impuesto a los productos de su gama básica (pescados, carne o verdura). "Los congelados se han convertido en un refugio para muchas familias y colectivos sensibles como los jubilados", asegura su director general de La Sirena, Francesc Casabella.

Por su parte, la Federación Nacional de Asociaciones Detallistas de Alimentación (Fenada) ha reclamado al menos un "periodo de transición" de 15 días en caso de que el alza del IVA se aplique de forma inmediata. "Nuestras empresas ofrecen los precios de alimentos más bajos de toda la Unión Europea y no pueden realizar más ajustes, especialmente ahora, cuando se pretende liberalizar los horarios comerciales", señala la Federación en un comunicado.

Automóvil. Las ventas seguirán en caída libre y pueden bajar otro 10% adicional

La subida del IVA provocará una caída del 10 % de las ventas en el mercado automovilístico español, en un escenario en el que el crédito seguirá bajando con fuerza, con tasas negativas entre el 2% y el 3%. Esa es la previsión expuesta ayer por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automóviles (Faconauto) durante la I Jornada de Automoción de la Comunidad de Madrid.

El encuentro se desarrolló en un ambiente de gran pesimismo, como así quedo escenificado en la primera intervención del día, a cargo de Antonio Romero, presidente de Faconauto. "No hay futuro para el sector si no hay cambios y si no terminan de llegar los prometidos incentivos a la compra. Esperábamos ayudas y lo que nos ha llegado son recortes", apuntó.

En el primer semestre se han vendido en España 406.070 vehículos, lo que supone una caída del 8,2% respecto al mismo periodo de 2011.

Tecnología. Las empresas facturarán menos por la menor demanda de particulares

La patronal de las empresas de tecnología de la información Ametic, que ayer presentó en Madrid un informe sobre los resultados económicos del sector en 2011, prefirió ser cauta y no quiso dar un dato muy preciso sobre cómo prevé que impactará la subida del IVA a esta industria, ya atenazada por la debilidad del mercado interior". Antonio Cimorra, director de tecnologías de la información y estudios de esta organización, se limitó a decir a CincoDías que la medida anunciada por Rajoy el miércoles "contendrá lógicamente el consumo, y muy especialmente en el segmento de particulares, donde afectará con más intensamente".

Aun con todo, el responsable de Ametic, que recuerda que la facturación de este sector ya cayó en el conjunto del pasado año un 2,1% y un 3% en el primer trimestre de 2012, dijo que confía en que "el impacto no sea muy acusado". Otras fuentes del sector, en cambio, hablan de que la medida resultará "dramática" para la industria.