Los objetivos impuestos a las autonomías provocan la rebelión de algunos consejeros del PP