Gran victoria de los operadores históricos

La CE renuncia a imponer nuevas rebajas en tarifas mayoristas de telefonía

La Comisión Europea ha anunciado este jueves que en los próximos años no impondrá más recortes a los precios que los operadores históricos, como Telefónica, cobran a compañías de telecomunicaciones rivales por el acceso a sus redes de cobre. Bruselas renuncia además a regular las tarifas de acceso a las nuevas redes de alta velocidad de fibra óptica.

La comisaria de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, ha dicho que su intención es "limitar la intervención regulatoria a lo estrictamente necesario", al menos hasta 2020. A su juicio, esta liberalización de los precios es la mejor receta para impulsar el despliegue de redes de fibra óptica en Europa y evitar quedar atrás respecto a competidores como China.

Este nuevo marco regulatorio "estable" para el sector de las telecomunicaciones se presentará formalmente a finales de 2012, pero Kroes ha adelantado este jueves sus principales componentes.

En primer lugar, Bruselas endurecerá las reglas antidiscriminatorias para "garantizar que los operadores históricos no gocen de ventajas injustas". El objetivo es que las nuevas empresas de telefonía puedan competir en igualdad de condiciones en precio, calidad y servicio y no vean sus márgenes estrangulados.

La Comisión ha prometido además "precios estables para el cobre". "Las pruebas muestran que rebajar los precios del cobre (desde la media actual de 9 euros por mes) no induce una mayor inversión en la banda ancha de gran velocidad", ha asegurado la responsable de Telecomunicaciones. Eso sí, Bruselas quiere lograr una mayor convergencia de precios entre los diferentes Estados miembros.

Finalmente, el Ejecutivo comunitario permitirá "más flexibilidad" en la comercialización mayorista de las redes de nueva generación. "Ya no se exigirá a los reguladores nacionales a aplicar una regulación de precios orientada a cubrir los costes en casi todas las circunstancias", ha explicado Kroes.