La Fiscalía Anticorrupción investiga seis posibles delitos cometidos en la Caja de Canarias

Nueva denuncia contra una de las cajas de Bankia

La Fiscalía General del Estado ha recibido hoy una denuncia sobre las posibles irregularidades en las cuentas de Caja Canarias durante los últimos cinco años. El escrito procede del expresidente de la Comisión de Control de La Caja de Canarias, Durán Alday, fuera del cargo desde el 23 de abril de este año tras presentar su dimisión después de haber alertado al Banco de España en tres ocasiones.

Los fiscales de Las Palmas recibieron el escrito de Durán Alday ayer y ya lo ha remitido a la central de la Fiscalía Anticorrupción en Madrid, siguiendo las instrucciones que ha dado la Fiscalía General del Estado para centralizar las denuncias de posibles delitos en las cajas, han confirmado fuentes judiciales.

El propio Durán Alday, que renunció a su cargo el pasado 23 de abril tras haber alertado tres veces al Banco de España sobre posibles irregularidades en las cuentas de La Caja de Canarias, ha explicado hoy a Efe que en su escrito relata cómo se ocultó, a su juicio, la situación económico-financiera real de la entidad de ahorro, que presuntamente se encontraba en causa de disolución.

La posible comisión de defraudaciones y maquinaciones para alterar el precio de las cosas, la falsedad de cuentas anuales u otros documentos y la administración desleal o fraudulenta son otros de los delitos que pide que se investiguen.

El expresidente de la Comisión de Control de La Caja de Canarias solicita que se estudie si se manipularon los procesos electorales para elegir a miembros que avalaran las decisiones de los administradores y gestores y, particularmente, de aquellas relacionadas con presuntos falseamientos de las cuentas.

También pide que se indague si hubo incumplimiento de los contratos de obra, servicios, suministros o trabajo retribuido como miembros de los órganos de gobierno y de control con el fin de "comprar voluntades".

Durán Alday reclama que se investigue sobre la posibilidad de estos delitos a los miembros del Consejo de Administración, la Comisión de Control y la dirección ejecutiva de la entidad, así como a él mismo, pues dice que él se pone en el primer lugar de la lista.

Este exdirectivo de La Caja de Canarias recalca que está dispuesto a asumir su responsabilidad durante el tiempo que fue vocal de la comisión, desde diciembre de 2006, y presidente, a partir de diciembre de 2010 hasta el pasado 23 de abril.

Durán Alday defiende que la sociedad debe conocer si hubo "engaño" y que ése es el objetivo que persigue con su petición a la Fiscalía Anticorrupción, a la que insta también a que, si estos delitos no son de su competencia, los remita a la que corresponda.

El expresidente de la Comisión de Control señala que estas supuestas irregularidades las ha ido notificando a través de los cauces legalmente establecidos, es decir, la comisión de control, el consejo de administración, la Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno canario, el Banco de España, ejecutivos de la entidad y auditores externos e internos.

En su escrito asegura que estas supuestas irregularidades están recogidas en actas de las reuniones de la Comisión de Control, Comité de Auditoría, Comisión Electoral y en algunas del Consejo de Administración, y que ha elaborado numerosos informes.

Sin embargo, circunscribe todas estas anomalías al inicio de la crisis financiera, pues las cajas estaban muy expuestas al sector inmobiliario, y desde el principio se optó, según Duran, por no hacer la provisión de fondos que se precisaba.