Deuda soberana europea

El mercado reta al BCE y dispara de nuevo la tensión sobre la deuda

El bono español toca el 7% y el Ibex cae el 5,1% en la semana ante la perspectiva de que la salida a la crisis de la zona euro no cuente con el apoyo de Draghi

El BCE lanzó el mensaje el jueves de que no actuará como bombero de emergencia para rebajar la tensión permanente en que vive la deuda soberana europea. El mercado ha recogido el guante y, ante la inacción de Draghi, vuelve a tensar la cuerda y a dirigir a la zona euro de nuevo hacia el filo del abismo. La jornada del viernes fue de vértigo. Si las pérdidas se concentraron el jueves en mercados como el español o el italiano, los números rojos se extendieron el viernes a todo el parqué. El Ibex cerró la última sesión de la semana con una caída del 3,1% y acumula un retroceso del 6,66% en tres días. En la semana cae un 5,11%. Se pone así fin a una racha de cuatro semanas consecutivas al alza. El selectivo cerró en 6.738,9 puntos y regresa a niveles de finales de junio.

Entre rumores de una inminente rebaja de la calificación de la solvencia de España hasta bono basura por parte de Moody's, la prima de riesgo volvió a escalar hasta niveles peligrosos, al llegar a 562 puntos. La rentabilidad exigida al bono español a 10 años franqueó la barrera del 7%, que hace saltar las alarmas en la entidad central, pero luego se moderó, aunque no demasiado, pues se quedó en el 6,95%.

Pero el castigo no se quedó ahí. Los principales índices bursátiles de la zona euro sufrieron el viernes retrocesos claramente superiores al 1%. Así, el Dax de Fráncfort cayó un 1,92%; el Cac de París cayó un 1,88%; el Footsie Mib de Milán, un 2,53%, y el Euro Stoxx, un 2,15%.

La prima de riesgo de España escala hasta niveles peligrosos, al superar los 562 puntos, mientras la inversión se refugia de nuevo en el bono alemán

En la deuda, la huida hacia la calidad o los valores refugio fue evidente. La rentabilidad exigida al bono alemán descendió hasta niveles del 1,32%. Desde el comienzo de la crisis, Alemania se está financiando a niveles irrisorios. Las tasas de interés negativas -es decir, no es el Tesoro alemán el que paga al bonista, sino al revés- son frecuentes en los plazos más cortos de la deuda germana. No sorprende, pues, que la canciller Angela Merkel disfrute de los niveles de popularidad más elevados desde 2009.

Pero no fue solo Alemania. También descendió el rendimiento exigido a los países de la zona euro considerados fuera de peligro, como es el caso de Francia, Bélgica, Holanda, Austria o Finlandia, cuyo Gobierno ha lanzado el órdago de que abandonará el euro si el proyecto de los eurobonos sale adelante.

Mientras tanto, los países en el alero vieron cómo la financiación se les volvía a complicar: los bonos portugueses a 10 años remuneraron en el secundario un 10,2%, después haber llegado a caer en los últimos días por debajo del 10%; Italia volvió a superar el 6% y se situó en el 6,03%; Irlanda, señalada por el propio presidente del BCE, Mario Draghi, como el alumno aplicado de Europa, alcanzó niveles del 6,3%.

Dilema para Draghi

El BCE se resiste a intervenir en los mercados. Draghi insistió en la rueda de prensa del jueves que la tarea del BCE es vigilar la estabilidad de los precios -establecida como un objetivo de inflación del 2%- y no rescatar a países en problemas. Ese es, precisamente, el desafío al que deben responder los Gobiernos. Este es un mensaje que el presidente del BCE repite desde que asumió el mando de la entidad en noviembre pasado. La autoridad central ha empleado 210.500 millones en el programa de compra de deuda pública, creado en mayo de 2010 para romper la presión del mercado sobre los países periféricos. Este programa lleva cuatro meses sin hacer ninguna compra y la intención del banco central es no volver a reactivarlo y dejar que sea el nuevo fondo de rescate europeo, el MEDE, el que asuma esa función. Sin embargo, cada vez hay más probabilidades de que el BCE tenga que acudir al rescate. El mercado le está poniendo a prueba.

Al poco de estrenarse, Draghi ordenó la intervención inmediata para salvar a España e Italia del abismo. Sucedió el pasado 10 de noviembre. Entonces, la prima de riesgo española estaba en un nivel considerado intolerable, que ahora se vería como un alivio: 425 puntos. Desde el primer consejo de gobierno de Draghi, el 3 de noviembre, el spread soberano de España con Alemania ha crecido 200 puntos, más de un 50%. Entre medias, se ha inyectado un billón de euros a la banca europea, se han realizado operaciones conjuntas con otros bancos centrales para inundar de liquidez al sistema, se ha abierto la mano con los colaterales que el BCE acepta para dar financiación y los tipos de interés han viajado del 1,5% al 0,75%. Nada de esto ha servido para reactivar el interbancario ni para normalizar los mercados.

En medio de la fuerte presión, la UE sigue avanzando a su ritmo particular. Las condiciones de la ayuda financiera a España se cerrarán este lunes pero lo que cada vez queda más claro es que la ayuda directa a la banca tendrá que esperar a un largo proceso y llegará tarde para España. Será el Estado, a través del FROB, quien tenga que asumir el impacto de la capitalización, incrementando así la carga de la deuda pública para el país (ahora en el 72,1% del PIB), lo que tendrá repercusiones inevitables en la prima de riesgo.

Claves en el mercado

Deutsche Bank. La posible implicación del alemán Deutsche Bank en el escándalo de la manipulación del líbor está pasando factura a la cotización. La entidad cayó el viernes un 4,68% y ha perdido un 7,34% en solo tres días.

El euro. La moneda única se está deslizando rápidamente hacia niveles no vistos desde los peores momentos de 2010. En tres días ha pasado de 1,26 a 1,227 dólares. Cae un 17% desde los máximos de hace un año.

Sabadell. La entidad catalana Banco Sabadell comunicó el viernes la venta del 40% que mantenía en Dexia Sabadell. El precio aún está por determinar. Un día antes, Sabadell completó la compra de Financiera Camge.