Entrevista a 'El País'

Krugman pide una mayor intervención del BCE para solucionar la crisis europea

El Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, ve un 40% de posibilidades de que se roma el euro, asegura que los acuerdos tomados la pasada semana apenas suponen el 5% de lo necesario y pide una intervención del Banco Central Europeo para aliviar la situación española. "Si España no tiene éxito en esta crisis, el euro tampoco lo tendrá".

El Nobel de Economía, Paul Krugman.
El Nobel de Economía, Paul Krugman.

El Premio Nobel de Economía en 2008, el estadounidense Paul Krugman, ha asegurado en España, donde se encuentra promocionando su último libro, Acabad ya con la crisis, que existe en la actualidad un 40% de posibilidades de que la moneda única europea acabe rompiéndose por la actual crisis. La última, en su opinión, "ha sido una cumbre mejor que las anteriores", asegura en una entrevista concedida al diario El País. "La propuesta bancaria tiene sentido y, hasta donde sabemos, el resto de los acuerdos parecen razonables". Sin embargo, el Nobel advierte que "estos pasos están lejos de ser suficientes, son apenas un 5% de lo que se necesita hacer. A no ser que haya más medidas, el euro no se habrá salvado". Esta crisis europea pone "sin duda" en riesgo al resto del planeta. "Estados Unidos solo tiene mejor escenario por comparación con Europa. Mi tesis es que hay dos problemas estructurales que hay que atajar: uno es Europa, que tiene una moneda común, sin un Gobierno común; y otro, EE UU, donde uno de los dos principales partidos está literalmente loco".

España, peor que en los años 30

El economista ha advertido en varias ocasiones el paralelismo de la actual situación con la de los años 30 del pasado siglo, que, finalmente, condujo al nazismo y a la Segunda Guerra Mundial. "La incapacidad para responder de forma efectiva es muy similar. El escenario político no es tan malo como en los años 30, pero estamos viendo un aumento del extremismo, así que los paralelismos son muchos".

Uno de los puntos de preocupación es España, que, en su opinión, está "sustancialmente peor" que en los años 30. "España no está en situación de decir "vengan a rescatarnos", sino que necesita que cambie la política monetaria". Y mira, claro está, al BCE. "Es el único que tiene herramientas suficientes para actuar. España tiene la desventaja de ser demasiado grande para ser rescatada, al estilo de Portugal, pero tiene la ventaja de que si España no tiene éxito, el euro tampoco. Así que el destino de España es el destino del euro".

¿Cuál es la receta para lograr revertir la situación? En su opinión, los los hogares tienen que reducir su deuda "y el Gobierno español no puede lanzar una política de estímulos en este momento". Ahí entra en juego la llamada locomotora europea: "Alemania podría y debería hacerlo y el BCE debería facilitar liquidez tanto a los Gobiernos como a la economía en general para provocar un aumento de la inflación".

Más inflación

Krugman ve que el "problema esencial" de la economía española, de la banca, es que se ha producido "un agujero por el estallido de la burbuja inmobiliaria", que hay que compensar con un menor déficit comercial. "No es una estrategia fácil. Irlanda lleva dos años y medio aplicando esa estrategia y parece claro que no va a funcionar". Por eso, reclama una revisión al alza del objetivo de déficit, que actualmente ronda el 2%. "En un mundo ideal debería estar en el 4%, como sugiere el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, pero el 3% no está mal". Y sentencia: "Ahora no es posible un objetivo inferior al 3% durante los próximos cinco años".

Algunas lecciones, asegura, sí ha aprendido Occidente: "Creo que hemos aprendido que no era una buena idea dejar caer al sistema bancario y hemos evitado el gran colapso financiero de 1931 aunque, viendo lo que está haciendo Europa, es difícil estar seguro incluso de eso. El resto es aterrador".