Podrían comprar casi 15.000 viviendas

Los españoles aún poseen 1.700 millones de euros en pesetas

Los españoles aún conservan en su poder 282.856 millones de pesetas. En los últimos meses han cambiado a razón de un millón de euros por mes. Con ese dinero los usuarios podrían comprar 14.725 viviendas de tipo medio.

Los españoles cambian un promedio de un millón de euros al mes de pesetas. Aún así, se conserva en manos de los usuarios un total de 282.856 millones de pesetas, que si acudirían al Banco de España a cambiarlas supondrían un total de 1.700 millones de euros.

El Banco de España desde julio de 2002 es la única entidad habilitada para cambiar pesetas. Según sus datos, en el mes de mayo se canjearon un millón de euros en billetes (166 millones de pesetas), en línea con lo que viene ocurriendo en los últimos meses, donde el cambio a pesetas se está produciendo a razón de un millón de euros por mes. En el caso de las monedas, en mayo no se registraron movimientos de canje.

El ahorro en pesetas de los españoles asciende a 890 millones de euros (148.083 millones de pesetas) en billetes, y 810 millones (134.722 millones de pesetas) en monedas.

La cifra equivale al valor de 14.725 viviendas de tipo medio, a un coste de un piso de 70 metros cuadrados de 115.451 euros, si se toma en cuenta el precio de 1.649,3 euros por metro cuadrado.

En 2011, la conversión se realizó principalmente a través de billetes, que pasaron de los 909 millones de euros en diciembre de 2010 (151.245 millones de pesetas) a 895 millones de euros (148.915 millones de pesetas) un año después. Por su parte, el montante en monedas pasó de los 813 millones de euros (135.272 millones de pesetas) a los 811 millones de euros (134.939 millones de pesetas).

El Gobierno español fijó en tres meses el periodo de convivencia para ambas monedas, desde el 1 de enero de 2002, cuando comenzó a circular el euro en el bolsillo de los españoles, hasta el 31 de marzo del mismo año, y, desde entonces y hasta el siguiente 30 de junio, estableció un periodo de canje de las monedas y de los billetes en pesetas en las oficinas bancarias. A partir del 1 de julio de ese año, los españoles tienen que acudir al Banco de España si aún conservan la antigua divisa nacional.

El banco emisor estima que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes de la entrada del euro nunca serán estregadas al Banco de España para su canje porque permanecerán en manos de los españoles como pieza de coleccionismo, o bien por deterioro, pérdida o salida del país en los bolsillos de los turistas.