Kim asume hoy su cargo

El nuevo presidente del Banco Mundial asegura que dedicará su mandato al desarrollo

El nuevo presidente del Banco Mundial (BM) promete que dedicará su mandato a "los más pobres" en un momento en que la economía global vive un momento especialmente "vulnerable".

El nuevo presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, que ha tomado posesión de su cargo hoy en Washington, ha anunciado que dedicará todos sus esfuerzos a potenciar el crecimiento de los mercados emergentes. Kim ha insistido en que no se pueden olvidar los países "más pobres" en un momento especialmente "vulnerable para la economía global".

"Mi prioridad inmediata será intensificar los esfuerzos del Banco Mundial para ayudar a los países en desarrollo para que crezcan y creen empleos", escribió Kim en un correo electrónico a trabajadores de la institución difundido por la agencia Bloomberg. El nuevo presidente del BM fue elegido en marzo para suceder a Robert Zoellick, que realizó préstamos de casi 53.000 millones de dólares (42.000 millones de euros) para la lucha contra la pobreza durante su mandato.

Kim, doctor estadounidense de origen coreano de 52 años, fue director del Departamento de SIDA de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es co-fundador de "Partners in Health", una organización sin ánimo de lucro que ofrece servicios médicos en países como Haití, Perú, Rusia y Ruanda. "La mayor parte de mi vida profesional la he realizado en las comunidades en las peores condiciones, y lo que he aprendido es el papel capital del Banco Mundial como la institución global de desarrollo más importante", ha declarado a los periodistas tras su toma de posesión a las puertas de la institución.

"Escucharé y aprenderé de todo mi equipo. Un compromiso abierto y constante entre el personal y el presidente [del BM] es necesario para ayudarnos a progresar", ha expresado Kim que, con unas previsiones de crecimiento del 5% en el este asiático para este año, ha recordado que los países de la eurozona no son los únicos que tienen una economía estancada.