_
_
_
_

El Apocalipsis de cada verano

Una vez más, como el año pasado, o como en diciembre, Europa parece haber salvado los muebles. De ahí a que se cierre la crisis va un mundo, mas eso no quita validez a las medidas pactadas esta madrugada. Que se rescate a la banca con dinero europeo es una excelente noticia incluso aunque el rescate de la banca española no se beneficie de ello.

El mercado castiga los 60, 80 o 100.000 millones de deuda adicional, pero sobre todo castiga que la banca poco solvente tenga que ser sostenida indefinidamente por un un Tesoro con problemas. Acotar la exposición es clave. Si tras pedir el rescate bancario éste puede traspasarse a los bancos en los próximos meses, mejor que mejor. Pero yo me conformaría con que se cumpliese lo pactado.

La intervención del fondo de rescate para comprar deuda también es positiva, y por más que España tenga que firmar un memorándum donde se comprometa a cumplir las recomendaciones europeas, en realidad ya tenía que firmar uno para el otro rescate. La condicionalidad adicional existe, y España estará sujeta a un severo escrutinio. No es una bala de plata, pero sí un factor que los especuladores tendrán que tener en cuenta. Siempre que se ponga en marcha, es un alivio.

El gran riesgo es el de siempre. El compromiso político. Si hay compromiso, se pueden cerrar los flecos no escritos. Si no hay compromiso, todo acuerdo es papel mojado, aunque se selle con sangre. Recuerden Maastricht.

Así que esperemos que en los próximos días u horas los políticos del Norte de Europa defiendan los acuerdos y expliquen a sus conciudadanos que la solidaridad es un mal necesario. Y que los políticos del Sur cumplan sus compromisos sin regates ni soflamas de pecho de hojalata. Esperemos que sea así, por más que la experiencia nos invite al escepticismo.

Eso les cuento. Y que me voy de vacaciones, por lo que este blog, salvo sorpresa mayúscula, estará desactivado por el bien de la salud mental de quien lo firma.

Como pista para los turnos de vacaciones de futuros años, no obstante, les obsequio con este informe del FMI sobre crisis bancarias, crisis de divisas y crisis de deuda soberana. Se preguntarán a qué viene lo de los turnos de vacaciones. Miren el gráfico cuándo estallan las crisis bancarias.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole y la mejor época para que el periodista financiero (mientras quede alguno) se marche de vacaciones. Se lo puedo garantizar; un día me desperté en Kamakura, una pequeña y preciosa ciudad cerca de Tokio, y me enteré de que Lehman Brothers había quebrado. Y seguí con mis cosas. Veremos qué sucede este verano de 2012. Feliz julio a todos.

Música contra la crisis (para los que no se van de vacaciones). The Lovin Spoonful. Summer in the City

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_