Fabricará la nueva versión del A-320 en Mobile

Airbus desembarca en EE UU con una planta en Alabama

Airbus tiene previsto anunciar el lunes una inversión millonaria para levantar una línea de ensamblaje final de su A-320 Neo en Mobile (Alabama). Una decisión que supone el desembarco en el territorio de su rival más directo, Boeing.

Airbus desembarca en EE UU con una planta en Alabama
Airbus desembarca en EE UU con una planta en Alabama

La nueva cúpula de EADS y su filial aeronáutica Airbus van a estrenarse con una decisión histórica: comenzar a producir aviones en Estados Unidos, el territorio de Boeing, su más directo final.

Airbus tiene previsto anunciar una inversión millonaria para levantar una línea de ensamblaje final en Mobile (Alabama), en el parque aeronáutico Brookley Aeroplex. Será la segunda planta de este tipo que la compañía levanta fuera de Europa, después de la inaugurada hace cuatro años en la localidad china de Tianjin.

Convocatoria inmediata

La versión oficial de la compañía es que todavía no hay una decisión tomada. Sin embargo, fuentes del sector aseguraron que el anuncio es inminente.

De hecho, la prensa local estadounidense ha avanzado que el lunes hay convocada una rueda de prensa en el centro de convenciones de Mobile, en donde está prevista la comparecencia del nuevo presidente de Airbus, Fabrice Brégier, para informar sobre el proyecto.

Autoridades locales y del estado, así como ejecutivos de distintas empresas del sector, como GE Aviation, Pratt & Whitney o las principales aerolíneas estadounidenses, han recibido invitaciones tanto para el acto como para una cena privada y un desayuno con Brégier, que se celebrarán el próximo domingo y el mismo lunes.

En el sector se especula con que la planta estará destinada a la fabricación de la nueva versión del A-320, el avión estrella de Airbus en el segmento de un solo pasillo, el más rentable del negocio aeronáutico.

El A-320 Neo, una versión remotorizada y un 15% más eficiente del A-320 clásico que fue lanzada a finales del 2010, recibió precisamente el respaldo definitivo cuando, a mediados del año pasado, American Airlines hizo un pedido millonario por 260 unidades y 365 opciones de compra adicionales.

Según las previsiones de Airbus, el mercado de los aviones de un solo pasillo moverá 1,1 billones de euros en los próximos 20 años, con una demanda potencial para el A-320 Neo de 14.800 unidades.

Sin presión sindical y con incentivos fiscales

El desembarco de Airbus en Estados Unidos va a permitir al grupo conseguir mejoras de competitividad importantes y seguir avanzando en su objetivo de ganar peso en un mercado clave para el sector aeronáutico como es el norteamericano. Trabajar en un país del área dólar (la moneda con la que se opera en el sector) le permitirá reducir costes frente a su tradicional producción centrada en Europa.

Además, instalarse en Mobile le dará otras ventajas adicionales. Por un lado, porque el estado de Alabama es de los que tiene una legislación del tipo right-to-work, que impide la afiliación obligatoria de los trabajadores a los sindicatos, lo que a la larga se traduce en menores costes. Por otro, porque disfrutará de incentivos fiscales por unos 100 millones de dólares (80,4 millones de euros).