Varios parlamentarios británicos han pedido la dimisión de Diamond

Londres investigará a la dirección de Barclays tras la manipulación en los precios del Libor

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, ha asegurado un día después de conocerse el caso de manipulación de los precios del Libor por parte de Barclays que es "un escándalo" y ha recalcado que la dirección del banco "tiene grandes preguntas que responder". Varios parlamentarios británicos han pedido la dimisión del consejero delegado de la entidad, Robert Diamond.

El Gobierno británico va a estudiar introducir penalizaciones para directivos de bancos fallidos a raíz de las multas millonarias impuestas el miércoles a Barclays por manipulación de los tipos de interés interbancarios entre 2005 y 2009. En una comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el ministro de Economía, George Osborne, dijo que el director de Barclays, Bob Diamond, "tiene muchas preguntas que responder" sobre ese asunto.

Diamond está hoy bajo presión para dimitir después de que ayer las autoridades del Reino Unido y Estados Unidos multaran al banco con 290 millones de libras, unos 363 millones de euros, por manipular el libor -el tipo de interés interbancario fijado en Londres- y su equivalente europeo, el euribor.

Ante esta situación, Osborne dijo hoy que el Gobierno estudiará introducir sanciones penales por "manipulación de mercados" y para directivos de bancos "cuando se demuestre que hay negligencia criminal". Además, se examinará si las multas abonadas por las entidades a la Autoridad de servicios financieros (FSA), que actualmente se reinvierten en el sector, pueden canalizarse directamente a la Hacienda pública, para beneficio del contribuyente.

"Está claro que lo que pasó en Barclays, y potencialmente en otros bancos, es completamente inaceptable y sintomático de un sistema financiero que antepuso la codicia a cualquier otra preocupación y puso de rodillas a nuestra economía", manifestó el ministro.

Osborne indicó que otros bancos británicos, que también están siendo investigados por las autoridades financieras del Reino Unido y Estados Unidos, pudieron estar implicados en prácticas parecidas, entre ellos -según la prensa- Royal Bank of Scotland o HSBC.

Por su parte, el primer ministro, David Cameron, calificó hoy de "escándalo" las artimañas del Barclays, cuyos empleados manipularon los datos del libor y el euribor para beneficiar económicamente al banco o para dar una falsa imagen de fortaleza en plena crisis financiera. Ayer Diamond y otros cuatro miembros de la directiva de la entidad anunciaron que este año renunciarán a sus millonarias primas -asumiendo así su responsabilidad en el asunto-, varios parlamentarios han pedido hoy su dimisión.

La multa recibida ayer por Barclays es la primera que resulta de la investigación de dos años que realizan los organismos reguladores de EE UU, Japón y el Reino Unido para averiguar si los grandes bancos conspiraron para manipular el Libor y otras tasas similares aplicadas a diario en London, Tokio y Bruselas.