Banco Sabadell reclama un 'Plan Marshall' para el sur de Europa

Oliu descarta que se nacionalice ningún banco de peso más en España

Sabadell descarta que más entidades bancarias de relevancia vayan a ser nacionalizadas, aunque alguna podría necesitar el apoyo de bonos contingentes convertibles. Su presidente, José Oliu, demandó que se cree un Plan Marshall para el sur de Europa porque España sola no saldrá de la crisis.

Oliu descarta que se nacionalice ningún banco de peso más en España
Oliu descarta que se nacionalice ningún banco de peso más en España

El sistema financiero español ya ha desvelado su particular quién es quién. Las entidades que eran endebles han sido señaladas y han pasado a estar controladas por el Estado. Los que restan mantendrán su gestión en manos privadas. Este fue el mensaje que trasladó ayer José Oliu, presidente de Banco Sabadell.

"No creo que se vaya a nacionalizar ninguna gran entidad más", explicó en unas jornadas organizadas por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). "Lo que sí puede ser es que alguna reciba bonos contingentes convertibles (cocos)", matizaba a continuación. Los cocos son títulos de deuda subordinada que se transforman en acciones automáticamente si una entidad afronta un déficit de capital.

Este mes, Oliver Wyman y Roland Berger indicaron que el sistema financiero español podría requerir una inyección de capital de entre 51.000 y 62.000 millones de euros en un escenario macroeconómico futuro muy adverso.

Las dos consultoras independientes adelantaban que Santander, BBVA y CaixaBank serían capaces de capear una situación así sin apoyo externo alguno. En cambio, eludieron precisar qué pasaría con otros grupos de peso como Popular, Sabadell, Unicaja-Ceiss, Ibercaja-Liberbank, Kutxabank o BMN.

Oliu indicó que Sabadell puede afrontar contextos difíciles gracias a una ampliación de capital que tiene en marcha y al esquema de protección de activos (EPA) que ha recibido para protegerle de las potenciales pérdidas que sufra Banco CAM. El grupo tiene cubierto un 16% de los activos en balance.

El ejecutivo no especificó si, entre sus rivales, sería un banco cotizado o algún grupo resultante de una fusión de cajas quien pudiera reclamar la suscripción de cocos con dinero público. Europa ha ofrecido a España una ayuda máxima de 100.000 millones para sanear sus bancos, una cifra superior a las necesidades estimadas por Wyman y Berger.

El directivo hizo un llamamiento a que se desarrollen y fortalezcan las instituciones y los mecanismos para un gobierno económico de la UE. Y citó aspectos como la cesión de soberanía fiscal a Europa, la creación de una unión bancaria y la constitución de herramientas de apoyo para la deuda soberana.

Oliu fue incluso más allá y reclamó un auténtico Plan Marshall para la periferia del Viejo Continente. "Además de las reformas estructurales, la consolidación fiscal, la caída del gasto estatal y la reducción de las Administraciones públicas", enumeró el banquero, "hace falta alguna iniciativa destinada a favorecer el crecimiento en el sur de Europa como la que se hizo tras la Segunda Guerra Mundial".

El ejecutivo llegó a ser un tanto fatalista durante su intervención. Señaló que "la economía española no podrá crecer sola a pesar de las reformas estructurales y del ajuste fiscal que se está realizando. Hace falta un impulso positivo".

Santander apuesta por crecer en Latinoamérica

Banco Santander da por cerrado el periodo de grandes compras en América Latina que inició a mediados de los noventa. Así lo hizo saber ayer el responsable para la región de la entidad. Jesús Zabalza indicó que el grupo ya dispone de una buena impronta en la región. Esta representa el 19% de su activo y el 52% del beneficio atribuido.

A partir de este momento, "deberemos obtener mayor presencia a través del crecimiento orgánico", dijo el directivo. Las adquisiciones tendrán un carácter "selectivo" y puso como ejemplo la de GE Hipotecaria en México y la de Creditel en Uruguay.

La última gran operación del banco en la zona se remonta a 2007, cuando adquirió el brasileño Banco Real dentro de la opa lanzada sobre ABN Amro con Fortis y RBS. Ahora, dijo Zabalza, "los precios están muy caros y nadie quiere vender". El ejecutivo también indicó que Banco Santander no tiene intención de vender ningún activo más en la región. En los últimos ejercicios se desprendió de sus operaciones en Venezuela, del negocio de pensiones en Argentina así como, este año, de su filial colombiana.

El grupo español figura entre los líderes en mercados como Brasil, México, Uruguay, Argentina, Chile y Puerto Rico. Su cuota de mercado en la región alcanza el 10%.

Dinero de América Latina para revivir a España

España ha buscado siempre suerte y fortuna en América Latina. Un referente cercano y vigente son las inversiones realizadas por las grandes empresas nacionales en los años noventa del siglo XX. Casi todas dieron sus primeros pasos internacionales al otro lado del Atlántico. Ahora el Gobierno plantea un trayecto inverso del dinero para animar la alicaída economía nacional.

Soraya Sáenz de Santamaría animó ayer a los grandes conglomerados empresariales latinoamericanos a apostar por el país. "Este es un buen momento para invertir en España y de reforzar los vínculos que nos unen con América Latina", dijo en un seminario de la UIMP organizado por Banco Santander.

La vicepresidenta del Gobierno enumeró las virtudes de España como destino: buenas infraestructuras y telecomunicaciones, población bien formada, seguridad jurídica, sistema político democrático y estable, así como la existencia de apoyos a la I+D+i.

Jesús Zabalza, responsable de Banco Santander en América Latina, destacó cómo desde 2004 la inversión de las empresas de esa región en el exterior ha cobrado fuerza. En 2010, sumó 44.000 millones de dólares. Esta cuantía, explicó, "confirma la expansión de las empresas translatinas". Así se denomina a los campeones empresariales de la región.

Sáenz de Santamaría se mostró muy crítica, por otra parte, con la expropiación de YPF a Repsol llevada a cabo por Argentina. La política española se mostró "preocupada porque haya Gobiernos que toman decisiones que a corto plazo venden bien pero que a medio y largo plazo perjudican a sus ciudadanos".

Unión bancaria

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, instó ayer a trabajar hacia una unión bancaria en Europa, que permita "mejores instrumentos de regulación y de supervisión", porque "una unión monetaria tiene que ir más allá de compartir una divisa".