Tras las nuevas exigencias impuestas por Kirchner

Santander quiere volver a repatriar dividendos de su filial argentina

El Gobierno argentino tiene bloqueada la distribución de dividendos de la banca extranjera tras elevar al 75% la retención de los beneficios obtenidos. El país representa el cuarto mercado latinoamericano para la entidad.

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, durante la presentación de resultados
El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, durante la presentación de resultados

El Banco Santander aspira a retomar el reparto de dividendos de su filial argentina a corto plazo. La entidad no ha podido repatriar divisas del país desde comienzos de año, cuando el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner impuso nuevas exigencias que traban la distribución de dividendos de los bancos extranjeros y de las empresas.

El presidente de Santander, Emilio Botín, habló ante periodistas latinoamericanos en el marco del XI Encuentro Santander- América Latina y allí aseguró que "espera poder cumplir" con las nuevas pretensiones argentinas. Desde el banco han calificado como "estrictas" las nuevas disposiciones, aunque insiste en que cumplirá las normas a la hora del reparto de estos dividendos.

Según la prensa argentina, el director financiero de la entidad, José Antonio Álvarez, aclaró que "si bien la subida del ratio de capital hace a los bancos más solventes, lo malo es que normalmente actúa como una restricción a prestar más", y que "cuando hay una crisis cíclica, no es necesario más capital porque acaba por producir efectos doblemente perversos".

Argentina está entre los diez mercados clave para el grupo que dirige Botín, donde cuenta con 2,5 millones de clientes. Por esto, pretende retomar la repatriación de dividendos, imposibilitada desde comienzos de año, tras una nueva disposición del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

El Gobierno argentino aumentó el porcentaje de los beneficios que se debe destinar a reservas previamente a la distribución de dividendos, que pasó de 30 al 75%. La medida se adoptó para evitar la fuga de divisas, aunque oficialmente se ha justificado con la búsqueda de una mayor solvencia para el sector.

Argentina ha tomado diversas medidas para evitar una fuga de capitales y que las reservas de dólares salgan del país. Estas medidas han incluido, además de la restricción de reparto de dividendos, trabas a las importaciones, limitaciones para la compra de moneda extranjera y también para la utilización de cuentas argentinas desde el exterior.

La salida a Bolsa del Santander en Argentina fue otro tema abordado por Botín ante los periodistas latinoamericanos. El directivo reconoció que la entidad estuvo "a punto de salir a Bolsa" en tres ocasiones pero el mercado no ha estado a la altura de lo que se pretendía. La compañía tiene como parte de su política empresarial operar en Bolsa en todos los países donde tiene participación, como lo hará este año en México. Sin embargo, para el caso argentino no hay fecha precisa, aunque sí el compromiso de hacerlo.

Santander representa el 53% del beneficio de Santander. La entidad ha invertido en la región 39.000 millones de dólares desde el año 2000.

Según el informe anual 2011 de la entidad, entre los mercados emergentes, su filial en Argentina alcanzó un beneficio atribuido de 287 millones de euros, un 8% más que el año. El país se posiciona detrás de Brasil, México y Chile en cuanto a beneficio en la región.