El grupo estudiará la privatización de Correos a medio plazo

La SEPI descarta desinversiones inmediatas por la debilidad del mercado

La SEPI mantiene sus planes de no vender participaciones ni privatizar a corto plazo, dada la situación de debilidad del mercado. "No conseguiríamos más que en una o dos subastas del Tesoro", explicó ayer su vicepresidente, Federico Ferrer.

"El que diga que hay que privatizar para hacer caja es que no ha hecho números". El vicepresidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Federico Ferrer, explica de forma clara por qué el holding público no tiene intención de vender ninguna de sus participaciones a corto plazo ni de iniciar procesos de privatización mientras el mercado no se recupere.

Tras participar ayer en el acto de entrega del primer estabilizador horizontal del nuevo avión A-350 de Airbus en Getafe (Madrid), Ferrer aseguró a un grupo de periodistas que "si la SEPI vendiera todo, no conseguiría más que en una o dos subastas del Tesoro Público".

No es un buen momento

"El ciudadano podría preguntarnos por qué no vendemos en estos momentos, pero no es un buen momento, no conseguiríamos un buen precio", insistió.

La nueva situación provocada por la petición de rescate para la banca por parte de España no altera, pues, los planes del holding público. Su máximo responsable, Ramón Aguirre, ya avanzó en abril en el Congreso que intentar cualquier tipo de enajenación sería "casi imposible" en el entorno actual y que, además, se privaría al Estado de unos ingresos importantes por la vía de los dividendos.

El anterior Gobierno del PSOE tenía previsto vender (y, en algún caso, el proceso se encontraba ya muy avanzado) el 30% de Loterías y Apuestas del Estado, las concesionarias de los aeropuertos de Barajas (Madrid) y El Prat (Barcelona) y tres participaciones minoritarias controladas por la SEPI en empresas cotizadas: un 2,71% en IAG (el resultado de la fusión de Iberia y British Airways), un 8,65% en Ebro Foods y un 10% en Red Eléctrica.

Atendiendo a los precios a los que ayer cerró la Bolsa, el valor conjunto de estas tres últimas participaciones es de 705,66 millones de euros: 96,47 millones por IAG, 436,11 millones por Red Eléctrica y 173,08 millones por Ebro Foods. En octubre de 2010, por ejemplo, estas mismas participaciones valían más de 815 millones.

Ferrer también se refirió a la que considera la participación minoritaria de la SEPI con más valor para el grupo: el 5,45% que mantiene en EADS. En este caso, reiteró la dificultad de que España pueda aumentar su peso en el grupo aeroespacial.

En todo caso, la SEPI no deja de estudiar posibles operaciones una vez que el mercado comience a recuperarse. Una de ellas, por ejemplo, puede ser la privatización de Correos.

El operador postal se ha integrado recientemente en el holding público, lo que ha cambiado de forma sustancial la realidad de la SEPI. Así, se ha pasado de un grupo que, antes de la integración, tenía una plantilla de 24.491 empleados y preveía facturar 2.917,6 millones de euros en el ejercicio actual a un holding integrado con una cifra de negocios que rondará los 5.000 millones de euros y que tiene alrededor de 82.261 trabajadores.

Según Federico Ferrer, los planes de la SEPI pasan por empezar a trabajar en una posible privatización de Correos más pronto que tarde, aunque insistió en que todavía no se ha concretado nada.

"No descartamos que sea privatizada a medio plazo, aunque no será fácil, porque Correos es una empresa grande, con servicios que no son privatizables", puntualizó en referencia al servicio postal universal. "Habría que buscar un equilibrio en la compensación por este servicio que fuera justo", agregó.

Las cifras

5.000 millones de euros alcanzará la cifra de negocio de la SEPI tras sumar Correos.

82.261 trabajadores tiene el holding público tras la integración.

705 millones de euros ingresaría por sus acciones en IAG, REE y Ebro Foods.