El mercado, pendiente de la UEM

¿Enésima cumbre europea? Los analistas creen que es la definitiva

Los expertos esperan que los líderes europeos tomen decisiones de calado que impulsen el crecimiento y reduzcan la incertidumbre.

Banderas de la UE ondean ante la sede de la COmisión Europea en Bruselas.
Banderas de la UE ondean ante la sede de la COmisión Europea en Bruselas.

La cumbre europea de los próximos jueves y viernes es la enésima reunión de los líderes de la UEM que se celebra en los últimos meses y siempre las expectativas que se han generado en el mercado en torno a las decisiones que de allí saldrían se han visto defraudadas.

Entonces, ¿qué diferencia esta cumbre de las anteriores? La UEM es más consciente de los problemas y de la necesidad de actuar con agilidad, explican los analistas de Bankinter.

"La gran diferencia respecto a otras ocasiones es que ahora dos países del tamaño de España e Italia están atravesando por serias dificultades para financiarse en los mercados y si no hay medidas concretas en la Cumbre podrían ser forzados a tener que pedir ayuda para ello, lo que supondría un duro golpe para la credibilidad del euro como divisa", explica Juan José Fdez-Figares, director de Análisis Link Securities.

Aunque esta reunión se produce en un momento en el que la prima de riesgo no está en máximos -cotiza por debajo de los 500 puntos básicos después de llegar a tocar los 570 puntos la pasada semana-, el momento es crucial para los dos países que lo están pasando peor ya que a juicio de los expertos esta reunión será importante para evitar nuevos rescates al uso como los de Grecia y Portugal.

El hecho de que la crisis también haya comenzado a impactar en el crecimiento de otras grandes economías desarrolladas, como la estadounidense, y en vías de desarrollo, como la china, al ser la Zona Euro uno de los mayores mercados del mundo a los que ambos países destinan una parte importante de su producción es, a juicio de los expertos, otra de las razones que llevará a los líderes europeos a tomar decisiones.

Entre las posibles decisiones que se tomen, estaría la creación de un "cortafuegos" para combatir los "ataques" exteriores a su deuda soberana y a su divisa; este papel no puede ser llevado a cabo por el BCE por lo que la idea del primer ministro italiano, Monti, de utilizar los fondos de rescate europeos para comprar deuda soberana de los países cuyos costes de financiación se han disparado al alza, España e Italia, principalmente, nos parece adecuada, asegura Link.

En segundo lugar, los expertos de la firma apuestan por la posibilidad de una unión bancaria bajo la supervisión del BCE dado el "papelón" realizado por algunos bancos centrales de los países de la Zona Euro.

En tercer lugar, la necesidad de avanzar hacia una integración fiscal en la Zona Euro; este paso es necesario si se quiere alcanzar algún día el objetivo de emitir deuda conjunta en la región, lo llamados eurobonos aunque Alemania no está por la labor de este mecanismo que ayudaría a los países como España.

En cuarto lugar, está la necesidad de aprobar políticas de crecimiento que sirvan de contrapeso a las actuales de consolidación fiscal; en este sentido, destacar lo anunciado el pasado viernes por los líderes políticos de Alemania, Francia, Italia y España, reunidos en Roma, acerca de un plan 130.000 millones de euros para relanzar el crecimiento económico de la región.

A pesar del momento crítico que se vive en Europa, el entorno ha mejorado en las últimas semanas gracias a la superación de obstáculos como la formación de gobierno en Grecia y una auditoría del sector bancario español "razonable", según Bankinter. Aún así, la firma de análisis cree que todavía quedan incógnitas por resolver y el crecimiento económico continúa muy débil con la atención desplazándose hacia EE UU, donde la macro se está debilitando más de lo esperado y donde también hemos visto bajadas de ratings a sus bancos.

Rescate bancario

No hay que olvidar que en el caso concreto de España se tienen que concretar los detalles sobre el rescate al sector financiero y cuya petición oficial ha sido realizada hoy por el Gobierno. A partir de ahora, habrá que conocer todas las condiciones del rescate y sobre las que se ha especulado en las dos últimas semanas después de que se conociera que iba a haber rescate bancario. Además del plazo y del coste, la vía de financiación es uno de los puntos clave de este rescate ya que puede ser de manera indirecta a través del FROB (impacto en cuentas públicas) o directa a los bancos, siendo ésta última, a juicio de los expertos, la mejor opción puesto que permitiría romper el bucle entre riesgo soberano y riesgo financiero.

Por otro lado, desde Renta 4 se plantean si será a través del fondo temporal EFSF o desde el permanente ESM donde parece que gana puntos la primera opción, que sería la más positiva al no tener carácter preferente. Otro de los aspectos más importantes de este rescate es saber que tendrá que hacer España para poder recibir esta ayuda. En las últimas semanas, desde el Gobierno se ha insistido en que las condiciones serán impuestas a los bancos pero no está claro. Subir el IVA, bajar el sueldo de los funcionarios y elevar la edad de jubilación podrían ser algunas de las exigencias de Bruselas.