Las 'rent a car' buscan compensar descuentos del 5% con mayor número de operaciones

Las alquiladoras de coches se aferran a rebajas de precios para captar clientes

Las grandes multinacionales de coches de alquiler reconocen haber bajado precios, alrededor de un 5%, este año en España. Esperan compensar el descenso aumentando el volumen de operaciones, pero la temporada estival se prevé similar al pasado año, por lo que cunde la preocupación por un posible exceso de flota.

Las alquiladoras de coches se aferran a rebajas de precios para captar clientes
Las alquiladoras de coches se aferran a rebajas de precios para captar clientes

La temporada estival se presenta complicada para las empresas de alquiler de coches. A principios de año, las previsiones que manejaba el sector apuntaban a que el turismo se comportaría algo mejor que el pasado año, ya de por sí bueno. Para satisfacer esas expectativas, ajustaron sus previsiones de flota a límites similares de 2011 e iniciaron la captación de los visitantes alemanes o ingleses desde comienzos de año ofertando descuentos o promociones. Esa rebaja ha rondado un 5% respecto a los precios de 2011, según varios consultados. Para suplir esa caída de ingresos, las grandes multinacionales reconocen la necesidad de aumentar el número de operaciones. Sin embargo, el entorno ha variado generando preocupación en el sector.

José María González, consejero delegado de Europcar, comenta que Semana Santa se comportó por debajo de las expectativas, en parte por las huelgas de Iberia y Air Europa y el cierre de Spanair. Eso generó cierta desazón en el sector que se vio sobresaltado por la revisión a la baja de las previsiones de la Mesa del Turismo para verano.

Mayores reservas

Sin embargo, González considera que con los datos en la mano, el verano no parece malo. A primeros de mayo, las reservas de alemanes habían aumentado para agosto un 9% y para septiembre, un 10% respecto a 2011. Julio está muy marcado por la Eurocopa, por lo que las reservas empatan. Ramón Biarnés, director comercial de Avis Budget, coincide en esa percepción y cifra en un 11% el aumento de reservas de alemanes y un 6%-7% el de ingleses.

Sin embargo, generalizadamente coinciden en destacar que el turista español está mostrando una mayor atonía. Es costumbre que este cliente sea poco previsor y cada vez espera más al last minute; pero supone alrededor de un 15% del mercado por lo que genera un grado de incertidumbre considerable. Biarnés considera que las reservas anticipadas suponen entre un 60%-65% del total de los alquileres. "La pelea se dará por ese 30%-35% restante", dice.

Juan Carlos Azcona, responsable de Hertz, incide también en que las reservas para este año son más altas, aunque a menor precio. Azcona reconoce que en Hertz barajaron a principios de año una temporada estival algo mejor que el pasado año, en parte gracias a la liquidación judicial de la malagueña AurigaCrown el 23 de febrero

Estanislao de la Mata, máximo directivo de Sixt en España, declara que la demanda para este verano se presenta similar, pero puede producirse un exceso de flota. Y aunque está convencido de que se alquilará en su totalidad este verano, los menores precios podrían tener una repercusión sobre los resultados.

La pelea por el cliente de última hora se presenta disputada. Desde Atesa, adquirida recientemente por la americana Enterprise, declaran que seguirán ofreciendo descuentos y nuevas promociones en verano al igual que han hecho durante todo el año.

La pelea por el cliente nacional y de última hora puede agudizarse por un posible exceso de flota, como apunta De la Mata y otros directivos consultados. Un exceso -aunque no sobreexceso, como matiza Biarnés, de Avis- que provendría principalmente de competidores nacionales, más que de estas multinacionales cuyas compras de vehículos están pactadas a principio de año y son difíciles de modificar.

En este sentido, desde el sector se apunta que algunas marcas de coches han lanzado ofertas en mayo y han ofrecido más vehículos de los inicialmente comprometidos. El desplome del segmento de los particulares y una creciente atonía en las flotas provoca que algunos fabricantes pretendan cubrir objetivos con el rent a car.

Control del día a día de la competencia

España es un mercado maduro y muy competitivo, lo que sumado al componente turístico y la generalización de internet como vía de contratación, hace que los precios sean determinantes para captar clientes. Hasta tal punto, que las empresas de alquiler de coches han creado una nueva figura que podríamos considerar como un espía de la competencia. Enganchados todo el día a internet, se dedican a vigilar los precios de las otras empresas por segmentos de vehículos y zonas.

Y es frecuente que en función de estos datos se varíen los precios al alza o a la baja o se lancen promociones para contestar al vecino. Eso explica la variación diaria de los precios. Aunque la reacción no siempre es automática, pues depende de otros factores. Desde Hertz adelantan que mantendrán los precios en agosto, algo por encima de los actuales, por estrategia de flota.