COLUMNA

Deuda barata a precios más bajos

En un mundo de precios mínimos, algunos emisores corporativos están encontrando formas para ahorrar todavía más. Time Warner Cable, operador televisivo de EE UU con solo clientes domésticos, ha vendido 1.000 millones de dólares en deuda a 30 años en libras. Este arbitraje podría haberle ahorrado 25 puntos básicos de intereses. La deuda superbarata puede serlo aún más.

Recurrir a Europa justo cuando todo el mundo está tratando de salir podría parecer peligroso. Pero Time Warner estructuró el acuerdo de forma que el pago de los intereses lo hace en dólares, no en libras, eliminando el riesgo de cambio para la compañía. Pero esta inteligente recaudación precisa de algo de gimnasia financiera. Primero, los bonos necesitan tener un vencimiento de al menos 20 años para atraer a los fondos de pensiones británicos y sus pasivos a largo plazo. Las empresas británicas no han podido proporcionar lo suficiente para cubrir la demanda. Eso ayuda a reducir los precios que un emisor estadounidense necesita pagar. Convirtiendo el tipo de cambio fijo de la deuda en libras a uno en dólares no es sencillo, pero los inversores pueden conseguirlo usando swaps con un tipo de cambio flexible. Y el proceso deja ahorros adicionales para el emisor explotando las ineficiencias del mercado.

En el caso de Time Warner, pagando un 5,25% en vez del 5,5% que hubiese pagado en EE UU, el ahorro debería superar unos 75 millones de dólares. Pero no todas las empresas aprovechan. A los fondos de pensiones británicos solo les interesan compañías con calificación crediticia. El tamaño también importa. Las grandes compañías, como Time Warner o AT&T, sí pueden acudir a los road shows europeos y respaldar los intercambios de flujos de divisas que hacen que la estrategia funcione.

Solo ha habido 3.000 millones de dólares en emisiones en libras por empresas americanas en 2012. Con el dinero tan accesible, en cambio, sería sorprendente no ver más pronto.

Por Agnest T. Crane