Plan de reestructuración

Air France recortará 5.120 empleos, el 10% de su plantilla

Pretende negociar un plan sin despidos, basado en bajas voluntarias incentivadas y jubilaciones

La compañía francesa Air France informó ayer de que de aquí a finales de 2013 prevé eliminar 5.120 puestos de trabajo sobre una plantilla total de 49.301 empleados, una cifra que espera alcanzar sin necesidad de despidos.

La dirección dio a conocer su plan de reestructuración tras una reunión con el comité de empresa, y detalló que en ese periodo 1.710 de los puestos corresponden a "salidas naturales", con la no sustitución de quienes se vayan jubilando, y otros 3.410 a un exceso de trabajadores con los que se deberá llegar a un acuerdo.

De estos 3.410 puestos de trabajo que suprimirá, el 6,9% de la plantilla, 2.056 corresponde a personal de tierra (6,4% del total), 904 a TCP (6,8%), 212 a conductores de vehículos (5,4%), y otros 238 pilotos. Entre las modalidades que se plantea para no verse obligada a echar a gente, la empresa contempla incitar a jubilaciones anticipadas, a "salidas" voluntarias o al cambio a jornadas de tiempo parcial.

Si su plan se desarrolla según lo previsto, indicó Air France en un comunicado, el recurso a los despidos forzosos podrá evitarse igualmente en 2014. La aerolínea detalló que la dinámica emprendida con las organizaciones sindicales permitirá hacer un balance el próximo 28 de junio sobre la aceptación de estas condiciones.

En el caso de no llegar a un acuerdo en el marco establecido por la empresa, Air France advirtió de que las condiciones de futuros acuerdos oscilarán en un contexto económico más limitado, y que teniendo en cuenta el impacto de la reducción de la actividad y del cierre de líneas, "las salidas involuntarias no podrán evitarse".

El plan industrial y estratégico del que ayer se conocieron nuevos detalles se incluye en los planes de transformación de la empresa de aquí a 2015, lanzado el pasado mes de enero y aspira a restaurar su rentabilidad y reducir su endeudamiento neto de 2.000 millones de euros. Dicho plan incluye la transformación del corto y medio radio para competir con el auge de las low cost en el mercado doméstico, lo que desarrollará a través de su filial en Francia, Transavia, para ahorrar un 15% sus costes. Así, en 2013 aumentará las frecuencias de Transavia y su oferta.

La aerolínea, afectada por la competencia de grandes compañías asiáticas en las líneas de largo recorrido y de las de bajo costo en corta y media distancia, pretende ganancias de competitividad del 20% en un contexto de incremento de su oferta de como máximo un 5% en los dos próximos años, un ritmo notablemente inferior al que tuvo antes de la crisis.