Le acusa de abuso de posición dominante

La patronal española de viajes de negocios denuncia a Renfe ante la UE

La patronal de viajes de negocio Gebta España ha presentado una denuncia ante la Comisión Europea contra Renfe por abuso de posición dominante en el mercado. Gebta entiende que, para favorecer el uso directo de su página web para la compra de billetes, obstaculiza a las agencias de viajes.

Gebta España denunciará el abuso de posición dominante de Renfe ante la Comisión Europea, según he hecho público en un comunicado. Según la patronal de agencias de viajes de negocio, la compañía ferroviaria estaría entorpeciendo el trabajo de estas empresas para atraer al cliente hacia la venta directa en su página web.

En concreto, Gebta España declaró que "considera que determinadas prácticas de distribución en el mercado español podrían ser lesivas para la competencia en la medida en la que aparándose en su monopolio público, sitúan a dicha compañía en posición preferente, impidiendo la completa disponibilidad y acceso a la totalidad de tarifas y productos por parte de terceros, a la vez que la comercialización en las mismas condiciones que la operadora".

Tal y como cuentan desde la asociación, a la hora de comprar un billete de tren, Renfe ha eliminado los gastos de gestión en su canal de venta online, "incrementando después las tarifas unilateralmente un 3%". "Esto supone expulsar a las agencias de viajes, que tienen que seguir cobrando esos gastos de gestión para seguir funcionando", cuenta Michel Durrieu, Presidente de Gebta España. "Además, la compañía ferroviaria no tiene disponibles para las agencias las tarifas más baratas que ofrece en su página web", detalla. Las agencias son el principal canal de distribución de RENFE, con un 33% del total de les ventas con reserva.

"La eliminación del gasto de gestión de Renfe en la venta a través de su propio canal, lejos de suponer un ahorro para los consumidores, se ha convertido en un mayor coste para éstos, en la medida en la que se ha trasladado directamente a la tarifa del billete. Esta decisión comporta un incremento estimado del 3% en el precio medio del billete, cuyo impacto se prevé en unos 100 millones de euros de ingreso adicional por el sobrecoste que deberán soportar los viajeros en un año, 50 millones en 2012".

Además, según detalla Durrieu, "Renfe impide la integración de los sistemas informáticos de las agencias de viajes con la suya. De ese modo, complica enormemente el procedimiento de comparación de los precios entre el avión y el tren, claramente porque Renfe es más cara y no quiere que salga". Durrieu afirma que "parte del valor añadido de las agencias es poder realizar este tipo de comparaciones, que nos están siendo bloqueadas".

Según el Presidente de Gebta "El papel de las agencias en la distribución es clave. Las agencias favorecen el libre mercado en beneficio de las empresas y consumidores, porque garantizan una mayor transparencia y favorecen la competencia entre proveedores, como aerolíneas y operadores de ferrocarril. La actuación de Renfe, con respecto a su principal canal de distribución, las agencias, no es leal y constituye un ataque directo a la competencia; las prácticas de la compañía comportan barreras para el acceso a tarifas, condiciones y productos que Renfe se reserva para sí. Dichas medidas no sólo comportan un impacto directo sobre los clientes de las agencias, sino que restringen la transparencia del mercado.

Por todo ello, Gebta ha tomado la decisión de intervenir, para "defender los intereses de los pasajeros y de las agencias de viajes" y anuncia su intención en seguir el trámite "necesario para denunciar las últimas decisiones de la operadora".

La denuncia ya está presentada y se está recopilando la información necesaria por parte de la patronal de agencias de viajes de negocio para que esté listo en 15 días. La decisión podría demorarse entre seis meses y un año si bien Renfe "podría cambiar de actitud para reducir la indemnización".

Durrieu ya impulsó hace un año, cuando también era Presidente de GEBTA Europa, una interpelación parlamentaria a la Comisión Europea, sobre un posible uso y abuso de posición dominante de las compañías de ferrocarril europeas, explican desde la asociación. Dicha pregunta parlamentaria fue directamente contestada por el Vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Don Joaquín Almunia, quien manifestó que la Comisión estaba llevando a cabo un seguimiento de la evolución de la situación en la industria del transporte ferroviario y acogería favorablemente cualquier información adicional. Además, en dicha respuesta, "la Comisión recuerda la decisión tomada por la Autoridad de Competencia de Francia el 5 de febrero de 2009 por la que multaba a la empresa de ferrocarriles francesa, la SNCF, por favorecer a su propia agencia de viajes frente a sus competidores". Según apunto el presidente actual de la patronal española "la multa a SNCF ascendió a alrededor de 600.000 euros"