Desmiente las informaciones de 'The Telegraph' y 'The Guardian'

La CE: no hay ningún plan para comprar deuda española e italiana con los fondos de rescate

La Comisión Europea ha negado este miércoles que exista un plan para la compra de deuda española e italiana a través de los fondos comunitarios de rescate, tal y como aseguran varios periódicos británicos.

El portavoz económico de la Comisión, Amadeu Altafaj, ha asegurado que "no hubo negociaciones" para que los fondos de rescate comunitarios adquieran deuda soberana de los países con mayores problemas de financiación durante la cumbre del G-20, celebrada en Los Cabos (México).

Una iniciativa como ésta "sería paracetamol financiero. Podría aliviar la tensión, el dolor, el malestar, pero no resuelve las causas que están en la base de los problemas estructurales de la economía italiana, española u otras", ha dicho Altafaj. El portavoz comunitario también ha subrayado que esta medida "no sustituye a los esfuerzos de consolidación presupuestaria ni de reformas económicas que pueden reforzar la confianza a largo plazo en las economías sometidas a mayor presión de los mercados".

La CE desmiente, así, las informaciones publicadas en el Reino Unido por los diarios The Daily Telegraph y The Guardian. Ambos rotativos explican en sus ediciones de hoy que los fondos de rescate europeos podrían adquirir deuda de los países atacados por los mercados, España e Italia. Según dicen, Angela Merkel estaría dispuesta a que tanto el EFSF como el ESM, todavía sin poner en marcha, utilizasen su potencial de 750.000 millones de euros para comprar bonos de estos países y aliviar la presión de los mercados. De este modo la financiación de España e Italia no sería tan cara.

Portavoces alemanes citados por The Guardian señalan que no se ha tomado ninguna decisión. The Telegraph indica que esta posibildad será discutida durante la cumbre europea de este viernes en Roma.

La posibilidad de que el fondo de rescate compre deuda está ya contemplada en el propio EFSF, si bien nunca se ha puesto en práctica. Según los estatutos del fondo, antes el país que reciba el apoyo debe solicitarlo. Y, evidentemente, la compra de deuda exige contrapartidas.

"Que haya discusiones e ideas me parece normal. Estamos hablando de algo que existe y que está previsto", ha incidido Altafaj, que ha dejado claro asimismo que no tiene noticias de que ningún país vaya a pedir este tipo de intervención.

Por otra parte, el primer ministro italiano, Mario Monti, ha pedido que el fondo intervenga automáticamente en el mercado secundario de deuda cuando la prima de riesgo de los países que están haciendo reformas supere determinados umbrales. Su propuesta de momento no ha encontrado ningún eco en Bruselas.

Hasta el momento, el fondo de rescate ha operado en países de menor tamaño, como Irlanda, Grecia y Portugal, y haciéndose cargo de casi la totalidad de las necesidades financieras de éstos. En el caso de las compras de deuda, las intervenciones serían puntuales, más parecidas a las que llevaba a cabo el BCE.