La UE desmiente negociaciones sobre las compras de deuda por el fondo de rescate

¿Un rescate blando para España e Italia?

La posibilidad de que el fondo de rescate compre deuda española e italiana se ha convertido en una de las principales referencias del día. Mario Monti sugirió esta opción en la cumbre del G20, la prensa británica dice que se podría activar en los próximos días y Bruselas dice que no se ha negociado al respecto. Pero, ¿en qué consiste este llamado rescate blando? ¿Qué condiciones tiene?

Operador observa la pantalla de cotizaciones en una firma de valores de Madrid
Operador observa la pantalla de cotizaciones en una firma de valores de Madrid

¿Se ha hablado en el G20 de un rescate de España?

No. El G20 debatió incluir en su declaración final una referencia a los altos costes de financiación de países como España e Italia. En paralelo Mario Monti, primer ministro italiano, lanzó la idea de que fuese el fondo de rescate (ya sea a través del EFSF, actualmente en vigor, o el ESM, cuando se ponga en marcha) el que comprase deuda para limitar estos costes de la deuda, una posibilidad que existe desde el año pasado. El diario The Daily Telegraph publica hoy que esta opción se podría decidir el viernes en la cumbre europea. La Comsión Europea, en todo caso, ha desmentido que esta opción se haya negociado durante la cumbre.

¿Qué supondría una operación de este tipo?

El fondo de rescate actuaría de una forma similar al BCE. Compraría deuda en el mercado secundario para contener la subida de los tipos de interés. Además, dado que el fondo de rescate tiene una gran capacidad financiera, la posibilidad de que opere en el mercado disuadiría a los inversores que apuestan contra la deuda de estos dos países. Al descender los tipos de interés en el mercado secundario, las subastas de deuda no resultarían tan gravosas como ahora, aliviando la carga financiera del país en cuestión.

¿Tiene posibilidades de ponerse en marcha?

Es una cuestión estrictamente política. Hasta ahora Alemania se ha mostrado muy reticente a este tipo de operaciones, pero no sabemos hasta qué punto la presión internacional ha hecho efecto y puede haber provocado un cambio de posición. Al fin y al cabo, Europa tiene que mostrar que tiene algún plan para salvar el euro.

¿Por qué comprar deuda a través del fonde de rescate, si ya puede hacerlo el BCE?

Hace casi cuatro meses que el BCE no compra deuda en el mercado secundario, y numerosos miembros del consejo han mostrado su oposición a que el programa de compra de deuda se reactive. Este programa ya provocó un terremoto en el banco, con las dimisiones de Axel Weber y Jürgen Stark. El BCE se ha mostrado públicamente a favor, en repetidas ocasiones, de que sea el fondo de rescate quien compre deuda en el mercado, pues los miembros del consejo más cercanos al Bundesbank consideran que estas operaciones equivalen a monetizar deuda y van contra los estatutos.

¿Es posible que el fondo de rescate compre deuda con su configuración actual?

Sí. De hecho está en los estatutos del EFSF que el fondo compre deuda tanto en el mercado como acudiendo a las subastas. Por tanto, la propuesta de Monti no supone cambiar los parámetros actuales de los rescates.

¿Sería un rescate equivalente al de Portugal, Irlanda o Grecia?

No. En los rescates de Grecia Portugal o Irlanda el fondo de rescate se hace cargo de la financiación del Estado rescatado y el país se somete a la intervención de la troika, que supervisa la política económica. El caso de las compras de deuda se similar al rescate bancario solicitado por España. Tiene condiciones, pero sigue siendo un "rescate blando".

¿Cuáles serían los pasos para ello?

Antes de nada, este programa no se puede aplicar a cualquier país. Está diseñado para ayudar en la formación de precios en condiciones de mercado extremas. Es el BCE el que tiene que determinar que el mercado no está funcionando de forma adecuada. En segundo lugar, el país en cuestión, aunque no se haya sometido a un rescate al estilo griego, tiene que cumplir una serie de criterios en términos de déficit, deuda pública, acceso al mercado y la ausencia de problemas de solvencia en el sector bancario. Y, además, el país en cuestión tiene que solicitar al presidente del Eurogrupo la intervención del fondo de rescate y firmar un acuerdo en el que acepta las condiciones que se apliquen a este país.

¿Qué efecto tendría en el mercado?

Muy elevado. El fondo de rescate tiene una capacidad financiera de 750.000 millones. La mera sospecha de que puede ponerse en marcha una operativa de este tipo cambiaría el paso a los inversores al igual que pasa cuando se sospecha que el BCE puede intervenir. Los operadores que están atacando la deuda dejarían de hacerlo para no quedar en pérdidas, y antes de que las operaciones se activasen los inversores comprarían deuda para beneficiarse de la esperada mejora del precio. En el medio plazo los inversores intentarían tantear el mercado para averiguar a qué niveles interviene el fondo de rescate. Como sucede con el BCE, las declaraciones de los políticos condicionarían la respuesta del mercado, en la medida que este interpretaría el grado de compromiso con el programa de compras de deuda.