Los créditos bancarios quedan restringidos a un 5% del total

Ferrovial transforma en bonos 9.000 millones de deuda de BAA desde 2009

El grupo aeroportuario británico BAA, participado por Ferrovial, ha reducido a mínimos su deuda bancaria refinanciando a través de emisiones de bonos por 7.300 millones de libras (9.044 millones de euros) desde 2009. Las colocaciones en lo que va de año se intensifican y ya ascienden a 2.800 millones de libras (unos 3.470 millones de euros).

Ferrovial transforma en bonos 9.000 millones de deuda de BAA desde 2009
Ferrovial transforma en bonos 9.000 millones de deuda de BAA desde 2009

El de las infraestructuras maduras es un mercado atractivo para los bonistas y Ferrovial ha dado múltiples muestras de ello en los tres últimos ejercicios y, especialmente, en el presente 2012. Su participada británica BAA, en la que tiene el 49,99% del capital y hasta hace unos meses contaba con el control, colocó ayer 500 millones de dólares en Estados Unidos con una sobresuscripción de tres veces después de una gira de ejecutivos de la compañía por el país norteamericano.

Esta nueva ofensiva en el mercado de capitales complementa al estreno de BAA, en junio del año pasado, en el terreno estadounidense de la deuda corporativa. La inyección de capital, a través de bonos a tres años y con un cupón del 2,5%, viene a aplazar vencimientos fijados en agosto de 2013.

La de los bonos se ha convertido en la vía recurrente por la que se financia la empresa, intensiva en inversión por las necesidades de mantenimiento y crecimiento de aeropuertos como Heathrow y Stansted. Solo en estas dos plazas existe una inversión comprometida en 2012 de 1.300 millones de libras (1.610 millones de euros).

FERROVIAL 27,29 0,04%

Con una deuda neta de 12.840 millones de libras (15.910 millones de euros) al cierre del primer trimestre, BAA ha protagonizado emisiones de bonos en lo que va de año por 2.800 millones de libras (unos 3.470 millones de euros). Previamente, había vendido títulos de deuda por otros 4.500 millones de libras desde 2009. El hecho es que la estructura financiera de BAA ha pasado de depender en un 50% de créditos bancarios en 2008 a hacerlo en estos momentos en menos de un 5%. Una cota "residual", según Ferrovial.

BAA, en cuyo consejo se sientan notables de Ferrovial como Nicolás Villén (responsable del negocio de aeropuertos), Santiago Olivares (consejero delegado de Servicios) o Ernesto López Mozo (director financiero del grupo Ferrovial), explica que sus salidas al mercado van dirigidas a diversificar sus fuentes de financiación e incluso las monedas en que recibe soporte financiero (franco suizo, libra, dólar y euro). Cada una de las partidas de bonos está recibiendo sobredemanda y se reparten con interés más que atractivo para la compañía.

El 10 de enero BAA captó 400 millones de francos suizos a cinco años y con un cupón del 2,5%. El 18 de enero, la firma participada por Ferrovial emite bonos por 700 millones en euros y de nuevo a cinco años. El cupón sube en este caso al 4,3% tras generar peticiones por 2.000 millones en Reino Unido, Alemania, Suiza, Holanda, Francia e Italia.

En febrero, BAA consigue otros 600 millones de libras, en bonos Clase B, con periodo de maduración hasta el año 2024 y un cupón del 7,125%. La británica volvió a exponerse al mercado el 13 de marzo con una colocación de 400 millones de libras en bonos a ocho años y un precio del 6% anual. El 22 de marzo coloca 120 millones de libras al 2,67% y con vencimiento fijado en 2039. Y la penúltima operación de bonos, antes de la culminada ayer, es del 29 de mayo, cuando se reparten títulos por 300 millones de libras entre un centenar de inversores institucionales al 3%. El plazo de maduración llega hasta 2015.

Un colchón millonario

El colchón financiero particular de BAA se renovó hace unos días con la aportación de 17 bancos. Se trata de una línea de 2.000 millones de libras para financiar inversiones en sus aeropuertos y de otros 750 millones de libras en una línea de liquidez exigida por las agencias de rating por si una situación de estrés financiero impide el repago de la deuda. Esta última partida lleva cuatro años operativa y nunca se ha tocado. En cuanto a los 2.000 millones de libras para inversión, con vencimiento en 2017, el capital pasa a deuda bancaria según se va disponiendo de él. Cuando BAA utiliza una suma considerable, refinancia en el mercado de bonos, volviendo a estar el dinero completamente disponible.