Reclaman medidas de crecimiento y contra el paro

Miles de personas piden en Roma un cambio en la política económica de Monti

Miles de personas se manifestaron hoy en Roma para pedir al Gobierno tecnócrata liderado por Mario Monti cambios en su política económica e intervenciones en favor del crecimiento y el empleo.

En la manifestación, convocada por los sindicatos de base CGIL, CISL y UIL, participaron cerca de 200.000 personas, según las cifras divulgadas por los organizadores a los medios de comunicación italianos.

Los manifestantes recorrieron las calles del centro de Roma bajo el eslogan "el valor del trabajo" y cerraron la marcha en la céntrica plaza del Popolo, donde los líderes sindicales se dirigieron a los asistentes y pidieron un cambio en la agenda del Gobierno.

Así, el líder de la UIL, Luigi Angeletti, abogó por la necesidad de cambios y de fomentar el crecimiento, algo que, según dijo, "no se obtiene con la subida de los impuestos y la reducción de los salarios".

La secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso, subrayó que el cambio es necesario, ya que con sus políticas el Ejecutivo ha fomentado "una fuerte recesión".

"La política de rigor ha producido iniquidad y no ha dado respuesta a (las necesidades) de desarrollo y ocupación", agregó Camusso, quien agregó: "tenemos la sensación de que Europa se está convirtiendo en la excusa para no dar respuestas a (las cuestiones de) ocupación. Se puede hacer otra política y no necesitamos el permiso de Europa para ello".

Arremetió, además, contra la actuación del Gobierno, sobre el que consideró que hace "muchos anuncios" pero no "cosas" concretas para mejorar la situación del país.

Desde su llegada al Gobierno el pasado mes de noviembre en un momento difícil con Italia situada en el punto de mira de los mercados, Monti ha impulsado, entre otras medidas, un plan de ajuste por valor de 30.000 millones de euros y ha aprobado reformas en favor de las liberalizaciones dentro de diferentes sectores de la economía italiana y para simplificar la burocracia del país.

Entre las reformas más polémicas que ha acometido su Gobierno figuran, además de la reforma laboral, que pretende "flexibilizar" la entrada y la salida de los trabajadores de las empresas y que actualmente se encuentra en tramitación parlamentaria, la reforma del sistema de pensiones.

Ambas han sido objeto de fuertes críticas por parte de los sindicatos, que consideran que recaen sobre los trabajadores y los sectores más débiles de la sociedad.

Pese a todas las reformas acometidas, Italia ha vuelto a quedar en las últimas semanas en el punto de mira de los mercados, en medio de la incertidumbre y las tensiones que pesan sobre toda la zona euro, en especial ante los comicios de mañana en Grecia.

A este respecto, el propio Monti se pronunció hoy durante un acto en Milán en el que aseguró que Italia se había "apartado del borde del precipicio, pero el cráter del precipicio se está ampliando y está de nuevo en una crisis".