Asamblea europea de los fabricantes del automóvil en Madrid

Rajoy "apoya y apuesta" por la industria del automóvil

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, transmitió ayer por la tarde a los máximos responsables de las empresas del automóvil europeas "el apoyo y apuesta del Gobierno español a esta industria". También se mostró dispuesto a involucrarse en soluciones para incentivar el consumo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, transmitió ayer por la tarde a los máximos responsables de las empresas del automóvil europeas "el apoyo y apuesta del Gobierno español a esta industria". Rajoy, según explicó esta mañana el presidente de Anfac, Francisco García Sanz, también se mostró dispuesto a involucrarse en soluciones para incentivar el consumo.

Sin embargo, el presidente del Gobierno no se comprometió más allá, ni por las posibles medidas que se puedan adoptar ni por los plazos. García Sanz reconoció que desde el sector en España comprenden que el margen de maniobra del Gobierno para adoptar medidas que incentiven la demanda es limitado.

La patronal española Anfac y la europea ACEA transmitieron al Ejecutivo español las preocupaciones de la industria, pero también su apuesta firme por contribuir al crecimiento económico con el fin de superar la crisis actual. En este sentido, el presidente de Anfac agradeció al grupo italiano Iveco la futura inversión de 500 millones de euros en España para las plantas que el fabricante italiano tiene en Madrid y Valladolid.

La industria europea ha solicitado al Ejecutivo español ayudas frente a Bruselas para reducir la regulación comunitaria que afecta al sector, para intermediar en planes que contribuyan a reducir la capacidad fabril en Europa, para incrementar la competitividad de las empresas europeas y, muy especialmente, para que medie en la tramitación de los acuerdos comerciales que la Comisión Europea negocia actualmente con Japón e India.

Sergio Marchionne, presidente de ACEA, ha sido especialmente duro a la hora de criticar a la Comisión por la negociación que está llevando con estos países que perjudica notablemente los intereses de la industria del automóvil europea.