"Tenemos que ganarnos la confianza con reformas estructurales", asegura

Sáenz de Santamaría quita hierro a la escalada de la prima de riesgo

"La prima de riesgo no encarece la deuda para el Estado". Así de tajante ha sido la vicepresidenta del Gobierno, que ha dado una clase de economía a los periodistas para intentar quitar hierro a la escalada del diferencial con Alemania. También ha insistido en las reformas estructurales como la vía para ganar la confianza, al tiempo que no ha querido valorar la respuesta de los mercados al rescate bancario.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría

Era la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y se preguntó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por una declaración para la ciudadanía, preocupada por la situación actual de España. Y Santamaría optó por una explicación didáctica. "La prima de riesgo no encarece la deuda del Estado", aseguró. "Lo que determina el diferencial es cómo está la compra y la venta en el mercado secundario". Y repitió: "La prima no es lo que el Estado paga por su bono a diez años".

Lo que no dijo la número dos del Gobierno es que la prima de riesgo determina el precio que pagará el Estado cuando salga a buscar dinero, cuando haga una subasta para recaudar fondos. Y es que España se financia a precios de mercado y la prima es, precisamente, ese precio de mercado.

"El dato al que hay que estar es al de la última subasta de bonos a diez años, que fue algún punto inferior", señaló Santamaría. La colocación a la que se refería la vicepresidenta se produjo el jueves pasado y el interés medio se situó en el 6,04%, solo un poco por debajo al precio de mercado (la prima de riesgo) en el secundario antes de la subasta.

La vicepresidenta no quiso valorar la respuesta del mercado al rescate bancario. "No me atrevería a decir si una medida funciona cuando todavía no se ha puesto en marcha", ha asegurado. Santamaría ha explicado que el Eurogrupo aprobó "una declaración política" sobre la ayuda a la banca por un máximo de 100.000 millones, pero esta asistencia no se ha aplicado.

Santamaría ha insistido en que, en estos momentos de incertidumbre, "tenemos que trabajar para ganar la confianza", algo que se consigue, dice, con reformas estructurales. "Todo exige un análisis no solo a corto plazo, sino también a medio y largo".

Por otro lado, preguntada por si el BCE debería comprar deuda española, Santamaría ha dicho que el BCE es independiente de los Estados en todas sus intervenciones, incluida la compra de deuda. La vicepresidenta se ha remitido a las declaraciones de Mario Draghi de esta mañana [en las que ha pedido más poderes para el BCE]. La vicepresidente ha vuelto a insistir en que el Gobierno impulsará en Europa la creación de una unión bancaria que dará un mayor papel al BCE en la supervisión bancaria, garantía de depósitos y gestión de crisis.

A la pregunta sobre si no convendría investigar lo que ha sucedido en Bankia para favorecer la transparencia internacional, Soraya Sáenz de Santamaría replicó que lo que habría que investigar es por qué no se recapitalizó la banca en 2008 cuando lo hicieron los demás países del entorno y recalcó, además, que a partir de ahora hay que vigilar los procedimientos, para lo cual el Banco de España se va a beneficiar del nombramiento por consenso del nuevo equipo gestor de la entidad.

Respecto a la subida del IVA, Santamaría ha señalado que "se trata de una recomendación de la Comisión Europea que está estudiando el Gobierno". Respecto a la liquidación de entidades financieras sugerida por el comisario Joaquín Almunia, ha comentado que "no vamos a hablar de cosas que no son seguras ni son hoy ciertas". Asimismo, ha dicho que el Gobierno no ha pedido su dimisión.

Por otro lado, respecto a si España va a salir de bache, ha defendido la gestión del PP en 1996, "cuando todos decían que España no cumpliría los requisitos para entrar en el euro". Además, ha defendido que el Gobierno tiene un plan que va a cumplir y cuyo objetivo es crear empleo. "Para eso hay que reducir el déficit, para rebajar los intereses de la deuda". Y ha insistido sobre las reformas estructurales. "Son reformas que en la UE y en otros países están siendo bien acogidas y han permitido que España haya resistido a una intervención que nos diga lo que tenemos que hacer. "Más allá de si la prima sigue subiendo o no, al Gobierno le preocupa cambiar lo que no ha funcionado".