La oficina estadística sí que utiliza el término rescate

Eurostat afirma que la ayuda a la banca afectará al déficit

La oficina estadística sí que utiliza el término rescate para definir el auxilio de la UE, que elevará el nivel de deuda.

"Nota informativa del impacto del paquete de rescate a la banca española sobre el déficit y la deuda pública". Bajo este título en el que aparece el término rescate, Eurostat aclaró ayer que la ayuda europea para salvar a la banca y que se articulará a través del FROB elevará la deuda pública. Y, además, indicó que los intereses que se paguen por este préstamo computarán como gasto financiero (capítulo III del Presupuesto) y, por lo tanto, afectarán al déficit. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ya confirmó ese extremo el sábado tras reunirse con el Eurogrupo, sin embargo, un día más tarde, el presidente del Gobierno aseguró lo contrario.

Desde Moncloa han tratado de matizar la contradicción y señalan que la ayuda aprobada por la UE -que puede llegar a 100.000 millones- devolverá la confianza a los mercados y reducirá el coste de financiación. Bajo esta perspectiva, indican que "el efecto podría ser neutro" ya que se pagarían más intereses por el rescate pero se reducirían los costes de futuras emisiones.

Este escenario, sin embargo, parece poco probable en el corto plazo. Si el capítulo de gastos para pagar intereses se incrementa, el Ejecutivo deberá recortar otras partidas para evitar un incumplimiento del objetivo de déficit. De hecho, el Eurogrupo condicionó la ayuda bancaria al saneamiento de las cuentas públicas. Por otra parte, el Gobierno también confía en que parte del dinero del rescate se traslade a la banca en forma de préstamos, lo que permitiría obtener algún rédito económico ya que, en principio, el Gobierno pedirá intereses superiores a los que exige Bruselas a España. En cualquier caso, el mecanismo aún debe definirse y tampoco se conoce el coste financiero que tendrá la operación o si se fijará un periodo de carencia.

Eurostat, además, señala que el impacto de la recapitalización también podría afectar al déficit. La clave, en este sentido, es si la ayuda a la banca se considera o no gasto del Gobierno. La oficina estadística aclara que la inyección de capital no tiene efecto sobre el déficit cuando el Gobierno actúa de la misma manera que un inversor privado, es decir, esperando un retorno de esa inversión. En principio, Moncloa aplicará esta opción. En caso de que el Ejecutivo aceptara cubrir las pérdidas de los bancos, la ayuda financiera debería computarse como gasto y el déficit se dispararía.