Sigue los pasos dados por Fitch la pasada semana
Exterior de la sede de Moody's en Nueva York
Exterior de la sede de Moody's en Nueva York

Moody's baja tres escalones la solvencia de España

La firma de calificación Moody's ha rebajado tres escalones la deuda del Reino de España. Una decisión que se produce una semana después de que Fitch rebajara también la solvencia del país, y que deja a España a tan solo un eslabón del bono basura y amenaza con nuevos recortes.

Más madera. La agencia de calificación Moody's ha seguido los pasos dados la pasada semana por Fitch y ha rebajado tres escalones la solvencia de la deuda de España. La agencia de calificación ha bajado la nota del Reino de España de A3 a Baa3, lo que deja la solvencia de España a un tan solo un paso del bono basura.

Moody's justifica su decisión amparándose en tres factores. Por un lado en la solicitud de España de rescate al sector financiero, por el que la UE se comprometió a ofrecer hasta 100.000 millones para su saneamiento. La firma de calificación asegura que esta cuantía elevará la deuda pública de España "que se ha incrementado drásticamente desde el inicio de la crisis financiera".

La agencia señala además que el Gobierno español tiene muy limitado el acceso al mercado de crédito, un dato que se evidencia por la necesidad de ayuda financiera por parte del EFSF o del ESM para recapitalización a la banca, así como la dependencia "cada vez mayor" de las entidades a las emisiones del BCE. Por último, Moody's destaca además la debilidad de la economía española y las dudas sobre su evolución en los próximos años.

En el informe publicado por Moody's también se deja constancia de la rebaja de tres escalones al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en línea con la bajada a España.

La decisión adoptada por Moody's sigue los pasos dados por Fitch, que la pasada semana bajó tres escalones a España basándose en el incremento esperado de los costes de restructuración del sistema bancario. Un anuncio que sirvió días después para realizar una rebaja masiva de las notas de todo el sistema financiero español, Santander y BBVA incluidos, además de a otras compañías del sector energético.

El pasado mes de marzo Moody's decidió mantener la nota de España en A3, pero manteniendo la perpectiva negativa, a pesar de que el Gobierno de Mariano Rajoy había anunciado un descenso en el objetivo de déficit público para este año, desde el 5,3% hasta el 4.4%.