La letra pequeña del rescate (II)

Italia y España suman el 32% de las garantías aportadas al fondo de rescate

¿Quién pone el dinero? Los 100.000 millones pueden salir de dos instrumentos creados por la UE para ello. Pero con la paradoja de que el tercer y cuatro contribuyentes son dos países bajo presión, Italia y la propia España.

Sede del  BCE
Sede del BCE

Aún no se sabe quién pondrá los 100.000 millones que, como máximo, necesitará la banca española para su saneamiento completo. Hay dos posibilidades, el fondo europeo de estabilidad financiera (EFSF, por sus siglas en inglés) y el mecanismo europeo de estabilidad (ESM). Ambos operan de forma distinta; el fondo emite deuda con los avales de los Estados miembros mientras que el mecanismo emite deuda con cargo a capital desembolsado por los países.

En caso de que sea el fondo quien financie a España, se va a dar una paradoja. Y es que una parte significativa de los avales para rescatar la banca española los aportará... el Estado español, el mismo que recibe los fondos una vez se emita la deuda. España tiene el 12,5% de los avales del fondo, mientras Italia tiene el 19%. Es decir, casi un tercio (concretamente el 32%) de las garantías que respaldará el crédito a España las aportan dos países bajo el foco de los mercados.

Es más, mientras Bruselas calcula que el tipo de interés al que se prestará el dinero a España será del 3% o 4%, las propias España e Italia tienen problemas a financiarse a estos intereses fuera de los vencimientos más cortos. Solo en deuda a 18 meses o menos pueden disfrutar de estos tipos de interés.

Dado que el rescate a la banca española no es una intervención como las sufridas por Irlanda, Portugal y Grecia, que han dejado de aportar garantías al fondo, en principio España e Italia seguirían contribuyendo a éste. Alemania y Francia son los mayores avalistas del fondo, con un 29% y un 22%, respectivamente.

Si España sale de este mecanismo, Alemania subiría al 33,4%, Francia al 25% e Italia al 22%. Si salieran del fondo de rescate España e Italia, la contribución alemana se elevaría al 43% y la francesa al 32%. Holanda, que ha puesto reparos a los rescates en las negociaciones, tendría que soportar el 9% de las garantías.

Por otro lado, si es el ESM el que financia a España, el sistema es diferente. El fondo se nutre del capital aportado por los países en efectivo (80.000 millones) y el ESM emite contra este capital. Además, los países miebros aportan capital condicional, es decir, que tiene que estar reservado en los presupuestos de los Estados por si es necesario aportarlo.