Critica la política fiscal en vivienda del Gobierno de Rajoy

El supervisor reclama rebajar salarios para sustentar el crecimiento

El informe anual del Banco de España publicado el viernes insiste en la necesidad de rebajar los costes laborales para sustentar un crecimiento que, en cualquier caso, no llegará este año. El supervisor alaba la reforma laboral, aunque la considera insuficiente, y critica la política fiscal en vivienda del Gobierno de Mariano Rajoy.

El término costes laborales aparece 30 veces y Bankia solo dos en las 280 páginas del último informe anual del Banco de España de 2011, último ejercicio completo en el que Miguel Ángel Fernández Ordóñez ocupaba el cargo de gobernador. El documento hace especial hincapié en que el incremento de los costes laborales durante la crisis profundizó la destrucción de empleo. "La remuneración por asalariado para el total de la economía ha aumentado desde 2008 un 10%", señala el informe, en el que se alaba la reforma laboral aprobada por el Gobierno por reducir los costes del despido y facilitar la rebaja de salarios.

El informe apunta que una reducción de los costes laborales del 1% a través de la disminución de sueldos "impulsaría el crecimiento del PIB y el empleo alrededor de 0,6 puntos porcentuales de media en un horizonte de tres años". En este sentido, prevé que la reforma laboral podría "rebajar el crecimiento salarial entre 0,6 y un punto porcentual en 2012 y entre 1 y 2 puntos en 2013 y 2014.

Con todo, el Banco de España pide que la reducción de costes se traslade a los precios y apunta que, paradójicamente, los márgenes empresariales se incrementaron en el pasado ejercicio pese a la fuerte caída del consumo. ¿Explicación? "La existencia de un insuficiente grado de competencia en algunos mercados, que subraya la importancia que tienen las reformas liberalizadoras".

El Banco de España considera que la reforma laboral resulta insuficiente e insta a una mayor vinculación de las políticas activas de fomento del trabajo con las prestaciones de desempleo. De ello se desprende que el supervisor sería partidario de vincular el cobro del paro a la búsqueda de empleo por parte de los parados.

También critica la política fiscal en vivienda del Gobierno de Mariano Rajoy por recuperar la deducción por compra de vivienda y establecer el IVA reducido del 4% en la adquisición de casas nuevas, dos medidas que suponen "un paso atrás en la necesaria neutralidad fiscal entre la tenencia de vivienda en alquiler y aquellas en propiedad". El Banco de España constata que la crisis financiera y el endurecimiento de las condiciones financieras dañarán la economía y profundizarán en la recesión este año, una situación que solo empezará a virar, y de forma débil, a partir del próximo ejercicio.

El jefe no predicó con el ejemplo en su casa

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez fue la principal voz crítica dentro de la Administración con la política laboral del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del que formó parte como secretario de Estado de Hacienda. Durante su mandato, Ordóñez no cesó en pedir moderación salarial para que los ajustes en las empresas se hicieran con rebajas de sueldo, en lugar de reducciones de plantilla.

En cualquier caso, ni el anterior Gobierno le hizo demasiado caso ni él predicó con el ejemplo. En 2006, cuando fue nombrado gobernador, en el Banco de España trabajaban 2.724 personas y los gastos de personal ascendían a 204,63 millones. Así, el coste laboral por empleado ascendía a 74.889 euros. Seis años después, la plantilla se ha reducido un 1,39% y, sin embargo, los gastos de personal han crecido un 12,8%, situando el coste laboral por empleado en 86.000 euros, un 15% más. En casa del herrero, cuchillo de palo.