Incluye el segundo Real Decreto de aumento de provisiones

El FMI estima que la banca española necesita 40.000 millones de capital

El Fondo Monetario Internacional estima que la banca española necesita 40.000 millones de euros de capital. En una jornada marcada por las especulaciones y baile de cifras, que han llegado a situar la horquilla de necesidades hasta en 80.000 millones, el organismo internacional reduce esa cifra a la mitad.

El informe del Fondo Monetario Internacional, que según diversas fuentes incluiría el segundo Real Decreto de aumento de provisiones aprobado por el Gobierno en mayo, determinará que las necesidades totales del sistema bancario rondarán los 90.000 millones de euros, de los que 50.000 podrían ser perfectamente cubiertos por los recursos de las entidades.

"El déficit de capital final de la banca española se situaría en torno a los 40.000 millones de euros después de contar con la capacidad que tienen algunas entidades para afrontar las pérdidas esperadas con sus recursos propios", explicó una de las fuentes.

Las cifras del FMI se conocen en una jornada marcada por el baile de cifras. A primera hora, el diario Financial Times apuntaba que la Unión Europea estimaba que el importe de las ayudas sería de al menos 80.000 millones de euros.

Poco después, el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, cifró en una entrevista entre 80.000 y 100.000 millones de euros la cantidad que necesitaría la banca española del fondo de rescate europeo para recapitalizarse, si bien poco después matizaba sus palabras.

En este contexto, el portavoz de Asuntos Económicos de la CE, Amadeu Altafaj, salía al paso y calificaba de "disparatadas" todas esas especulaciones: "Las necesidades pudieran situarse entre, por ejemplo, como he leído hoy, 40.000, 80.000 millones de euros, me parece irresponsable, me parece disparatado", señalaba Altafaj.

Al informe del FMI, que ya dijo en sus conclusiones preliminares que el 70% de la banca española gozaba de buena salud, se sumará en las próximas semanas las conclusiones de la auditoría independiente que están llevando a cabo Oliver Wyman y Roland Berger.

Con la dificultad de financiar bajo su escudo el déficit bancario con el diferencial en torno a 500 puntos básicos, España negocia a marchas forzadas con sus socios europeos un mecanismo de ayuda para financiar a los bancos en dificultades para lo que la auditoría es un requisito indispensable y, previsiblemente, quitará protagonismo a las estimaciones del FMI.