Sí habrá una reforma de la función pública

Hacienda niega que planee suprimir los moscosos de los funcionarios

Pese a que algunas informaciones apuntaban a que el Gobierno estaría estudiando la supresión de los moscosos -seis días libres de asuntos propios de los que disfrutan los funcionarios-, el Ministerio de Hacienda rechaza que haya ninguna previsión de suspenderlos.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha asegurado que "todavía no existe ningún texto legal ni articulado ni hay ninguna previsión de suspender" los días libres por asuntos particulares, conocidos como moscosos.

Fuentes oficiales del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que aseguran no tener ningún proyecto para suprimir los llamados moscosos, sí han afirmado que se pretende abordar la reforma básica de la función pública en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera que reúne al Gobierno y a las comunidades autónomas y en la Comisión Nacional de Administración Local.

Así, añaden que esta reforma se abordará con los sindicatos, las comunidades autónomas y las corporaciones locales "al objeto de respetar y garantizar los derechos fundamentales de la función pública mejorando la eficacia en la prestación de los servicios públicos".

Algunas informaciones apuntaron en la tarde del jueves que la supresión de los días de asuntos propios se incluiría en la reforma de la función pública que el Gobierno quiere aprobar antes del verano para ordenar este sector, aunque la intención era debatir la decisión con los sindicatos de la función pública previamente.

El foro en el que se reúne el Gobierno con las fuerzas sindicales de la administración es la Mesa de la función pública, en la que están representados UGT, CCOO y CSIF.

La última reunión fue el pasado 28 de marzo, en vísperas de la aprobación de los presupuestos generales del Estado de 2012, y en ella el Ministerio de Hacienda y Administraciones explicó medidas que afectaban al colectivo de funcionarios, entre ellas el mantenimiento de la congelación salarial.

Los seis días de asuntos propios deben su existencia y su nombre a Javier Moscoso, ministro de la Presidencia en el primer Gobierno socialista, que los instauró en 1983.